El pulpo: un maestro del camuflaje

Esta semana me gustaría dedicarle unas líneas al “Doctor Octopus”, – sí, me refiero a nuestro amigo el “escurridizo pulpo”, concretamente al pulpo común (Octopus vulgaris)  – al que nos observa desde los recovecos y agujeros de las piedras con esos ojos amarillos anaranjados penetrantes, capaz de adoptar infinidad de colores y texturas para mimetizarse con el entorno.

FOTO 071 - Octopus vulgaris

 

Octopus vulgaris es el pulpo que nos solemos encontrar en nuestras incursiones submarinas, ya sea buceando o haciendo snorkeling, y con un poco de suerte dando un paseo a pie por una zona rocosa poco profunda.

El pulpo forma parte de la clase de los Cefalópodos (cuya traducción literal significa “cabeza con pies”) que, junto con las sepias y los calamares, conforman el grupo de Moluscos más evolucionado. Su cuerpo se divide en 2 partes: una es el cafalopodio, que está formado por la cabeza, las patas y el sifón (órgano que utilizan para propulsarse); la otra parte es el viscéropaleo que incluye la zona posterior del cuerpo, detrás de los ojos, donde se alojan los distintos órganos de su cuerpo.

FOTO 085 - Octopus vulgaris

Los pulpos poseen 8 brazos (de ahí el nombre de Octopus) dispuestos alrededor de su boca, unidos entre sí por su base mediante una membrana. En la boca, tienen las mandíbulas características denominadas pico de loro (por su similitud con el pico de estas aves). Esta forma tan característica de sus mandíbulas le sirve para alimentarse, ya que la utiliza para poder abrir las valvas de las de almejas y otros moluscos y también para triturar el duro caparazón de los cangrejos de los que se alimenta.

Cada tentáculo o brazo consta de 1 o 2 hileras de ventosas, dos en el caso de Octopus vulgaris. En los pulpos macho, su tercer brazo está modificado para la reproducción , se llama brazo hectocotilo, y se caracteriza por su extremo que presenta forma de “cuchara”.

 

Pop_cast

La especie que es más común en nuestras costas, Octopus vulgarispuede llegar a medir más de un metro, la longitud de su cabeza puede llegar a ser de unos 25-30cm, superada por la longitud de sus brazos que pueden ser de 2 a 3 veces más largos. Su coloración es variable, predominando los tonos grisáceos, más o menos oscuros, con manchas virando a verde o amarillo.

Lo que más nos llama la atención de los pulpos es su capacidad de cambiar de color rápidamente para mimetizarse con el fondo. A esta estrategia se le llama cambio fisiológico de color, y es el proceso por el cual son unos maestros del camuflaje, ya que están entre los que poseen una mayor habilidad en la adaptación al fondo, presentando la capacidad de asemejar su aspecto tanto al color como a la textura del ambiente en el que se encuentren de forma excepcionalmente precisa; además, recientemente, se ha visto que estos cambios no solo sirven para esconderse de sus depredadores o tender emboscadas a sus presas, sino también refleja estados de ánimo y permite comunicarse con otros congéneres.

29-Agosto-09 042d

El cambio de coloración se produce gracias a unas células llamadas cromatóforos. Los cromatóforos son células que contienen gránulos de pigmento que reflejan la luz. Los encontramos en distintos seres vivos: además de los cefalópodos, también en peces, anfibios, reptiles. Pero sin duda, los cromatóforos de los cefalópodos son los más llamativos y uno de los mas complejos, debido a que son controlados por movimientos de los músculos a través del la activación neuronal y el cerebro, capaces de emitir en diferentes longitudes de onda cromáticas, lo que da lugar a esquemas de colores que cambian rápidamente.

La siguiente imagen es una puesta de Octopus vulgaris, fotografía que ha recibido el segundo premio, en la categoría macro, del Concurso de Fotografía Científica InvestigArte 2013-2014, organizado por la Fundación Barrié y la Universidad de Santiago de Compostela. En la fotografía titulada “Un racimo de vida” se pueden observar varios huevos de pulpo próximos a la eclosión y en los que ya se distinguen los embriones con los cromatóforos perfectamente funcionales.

Investigarte 1

 

Son territoriales y se suelen hacer refugios amurallados en los huecos de las rocas con piedras y conchas.

 

IMG_0013 4

 

Los machos maduran a tamaños y edades inferiores que las hembras, un macho madura cuando alcanza los 200g y las hembras a los 500g. En invierno los individuos maduros empiezan a acercarse a la costa con fines reproductivos y en primavera es cuando su concentración en el litoral es mayor.

Presentan un cortejo pre-copulación relativamente sencillo. Durante la reproducción el macho le pasa a la hembra con su brazo hectocotilo un paquete con espermatozoides (espermatoforo) que la hembra alojara en su cavidad paleal (cavidad que se encuentra detrás de los ojos). Posteriormente, la hembra depositará los huevos (hasta 500.000 huevos agrupados en racimo) entre las rocas en zonas donde no les falte aireación y se ocupara de su cuidado.

IMG_0006

Durante este periodo la hembra no se alimentará y se dedicará exclusivamente al cuidado de su descendencia. Se podría decir que la hembra del pulpo da la vida por sus hijos, ya que inmediatamente después de que los huevos eclosionen, ella morirá.

A pesar de tales cantidades de huevos que son capaces de poner, su probabilidad de llegar a adultos es baja (aproximadamente el 9%), debido a los numerosos de predadores naturales que tienen que soportar durante su ciclo vital hasta que llegan a adultos y por la pesca comercial y deportiva, sobretodo a finales de primavera y verano, periodo que coincide con la época de puesta.

Durante esta época es muy importante no molestar a las hembras ya que se encuentran muy débiles y, cualquier estrés adicional, podría hacer que muriera, y si ella muere, también lo hará su descendencia, al privar a los huevos de los cuidados que necesitan.

 

JUAN ANDRES BASTIDA DURAN

Estudiante biología marina (Universidad de alicante)

MERCEDES VARELA

Doctora en Biología Marina por la Universidad de Alicante

www.posidoniaecosports.com

 

centro colaborador

UN NUEVO PROYECTO EN NUESTRO CENTRO: RED DE VIGILANTES MARINOS

Este nuevo proyecto en el que participa Posidonia Ecosports nace del afán por fomentar el respeto al medio ambiente, a la vez que busca integrar a la sociedad en la conservación de sus recursos marinos mas cercanos, y para que todos podamos seguir disfrutando de este Mediterráneo que tanto nos apasiona.

En Posidonia Ecosports creemos que nuestros buceadores deben ser partícipes de la conservación y somos conscientes de la gran labor que pueden hacer. Por ello, nos hemos involucrado en este proyecto.

centro colaborador

¿En qué consiste?

Se está construyendo una red de voluntariado estatal, es decir, en todos los puntos de España que deseen participar. Esta iniciativa pretende aunar la práctica de nuestro deporte favorito con la posibilidad de participar en la conservación, la protección y la investigación de nuestro medio marino.

Tus inmersiones aportarán datos que ayudarán a investigadores, a conservacionistas y a los diferentes organismos públicos a mantener la salud de nuestros mares. Abierto a todos los amantes del buceo.

logo red vigilantes marinos

 

¿Cómo puedo participar?

La participación es totalmente gratuita y abierta a todos los buceadores que deseen participar. Los interesados recibirán un carnet de socio y toda la información necesaria para comenzar a colaborar.

Para participar sólo debes enviar un correo a: mediomarino@fedas.es.

Esta iniciativa nace del Comité de Medio Marino de la Federación Española y colaboran distintas entidades públicas y privadas para que la toma de los datos sea de gran utilidad. También participamos científicos especialistas en medio marino con la finalidad de garantizar la formación de los voluntarios y la verificación de los datos recogidos.

Otras ventajas 

Pertenecer a la Red de Vigilantes Marinos te dará otras ventajas:

- Recibirás información sobre otras actividades de voluntariado en las que podrás participar.

- Asistencia y participación en cursos, talleres, seminarios, etc.

- Descuento en centros de buceo, tiendas especializadas, hoteles, servicios, etc.

998225_520605937994888_138965521_n

 

Mercedes Varela

Dra. en Biología Marina (Univ. de Alicante)

www.posidoniaecosports.com

 

Camarero… ¡UNA DE MERO! (Epinephelus marginatus)

En esta entrada hablaremos de Epinephelus marginatus, también conocido como Mero o Cherna. Se trata de un pez óseo de la familia Serranidae que habita en zonas de aguas templadas y tropicales y, por supuesto en nuestras aguas del Mar Mediterráneo.

DSC01339 copia

Los meros son muy fáciles de identificar cuando estamos haciendo una inmersión, por su forma tan característica: presentan un cuerpo robusto, aplanado lateralmente, con una cabeza grande, ojos globosos saltones y grandes mandíbulas, donde la mandíbula inferior sobresale respecto a la superior. Su coloración es marrón con manchas blancas en la parte superior, siendo la parte inferior amarillenta, aunque puede variar mucho dependiendo de la situación. Podemos encontrar ejemplares con un borde en color naranja o azul claro en la aleta dorsal. En la fase juvenil, suelen ser de color verde a azulado, mientras que cuando son adultos adquieren su coloración oscura característica.

DSC01386 copia

 

Está perfectamente adaptado a la vida en los fondos marinos, encontrándolos en zonas rocosas con grandes piedras o cuevas submarinas. Se trata de un pez solitario, ya que es una especie muy territorial. Generalmente tienen dos o más grietas donde vivir, una las emplean de forma permanente, siendo su “casa” habitual, mientras que las otras grietas las utilizan de paso.

Las cotas de profundidad que habitan oscilan entre los 4 y los 300 metros, aunque se han llegado a localizar individuos a 350 metros. Su alimentación consta de otros peces más pequeños, algunos crustáceos y sobre todo, pulpos (parecía tonto cuando lo compramos).

Epinephelus marginatus_Maite Vázquez Luis_UAb

 

Estos animales, para nada pequeños, pueden alcanzar más de un metro de longitud  y más de 40 Kg de peso, llegándose a encontrar en el Mediterráneo ejemplares de más de 100 kilos y metro y medio de longitud. Además, se trata de una especie muy longeva, ya que vive una media de 50 años, con una edad máxima observada de 61 años.

Los meros son hermafroditas proterogínicos, lo que quiere decir que nacen como hembras y al llegar a cierta edad, generalmente entre los 10/12 años, se convierten en machos. La madurez sexual de las hembras se suele alcanzar a los 5 años. Su reproducción tiene lugar en verano, cuando los individuos sexualmente maduros, suelen agruparse en zonas en torno a los 15/30 metros de profundidad.

IMG_0059

 

Cuando buceamos junto a este animal, nos damos cuenta que pese a ser una especie esquiva y muy cautelosa, se ha acostumbrado a la presencia del hombre, hecho que ha provocado que esté muy expuesto a la depredación por parte de aquellos que practican la pesca submarina, debido a que su carne es muy apreciada y valorada, convirtiéndolo en especie objetivo. En este sentido, el principal problema proviene de la pesca furtiva, es  decir, de aquellos que practican inadecuadamente el deporte de la pesca: por ejemplo, saltándose la legislación o pescando en áreas protegidas.

Una de las formas más efectivas de protección es mediante la figura de Reserva Marina, donde la captura de esta y otras especies está estrictamente regulada, permitiendo así que la especie crezca y se reproduzca. Además, en la Reserva Marina de Tabarca, contamos con cupos para buceadores, restringiendo la masificación de los puntos de buceo autorizado y permitiendo la observación de grandes ejemplares.

Autoras:

- María José Valera. Estudiante de Ciencias.

- Mercedes Varela. Dra. en Biología Marina

www.posidoniaecosports.com

No todas las morenas siempre han sido simpáticas….☺: Las serpientes submarinas del Mediterráneo

¿Quién no ha visto o ha oído hablar alguna vez a la temible morena  y sus enormes fauces dentudas sobresaliendo de forma agresiva e imponente entre los huecos de las rocas….?

Sin embargo, no se trata de un animal agresivo, más bien se trata de  un animal territorial y, como todo depredador natural y salvaje, no le gusta que lo molesten….o, ¿cómo reaccionaríais vosotros si en vuestra casa entrara de repente una mano gigante que parece que os está intentando coger?

DSC00883

La mayoría de los que realizamos  buceo o snorkeling hemos tenido la suerte de disfrutar más de una vez de la presencia de estas espectaculares “serpientes marinas,” con sus enormes fauces abiertas entre las rocas que, a diferencia de lo que se piensa, no es una postura intimidatoria, sino que se trata de una posición fisiológica, que le permite a nuestra “amiga” que el agua entre en su boca con el oxígeno necesario para poder respirar.

DSC05979 copia

La morena del mediterráneo  (Muraena helena) es un pez anguiliforme (forma de serpiente) y aplanado lateralmente, que pertenece a la familia Muraenidae; vive en fondos de roca y posee hábitos nocturnos. Puede llegar a medir hasta 1,5 m de longitud y pesar más de 10 kilos.

Ha perdido por completo las aletas pectorales y pélvicas, sus aleta dorsal es carnosa y se extiende hacia la parte posterior de su cuerpo fusionándose con las aletas anal y caudal. Además no poseen escamas y su piel es muy brillante. Tampoco poseen lengua y le sobran los dientes afilados. Disponen de dos pares de orificios o narinas: uno en la parte anterior de la cabeza y otro par sobre el borde anterosuperior de los ojos.

Sin título

Estos animales poseen principalmente 3 características que los hace ser quien son :

-Poseen mandíbulas faríngeas: Que son un segundo par de mandíbulas que se alojan en la faringe (a modo de alíen) y que son usadas para arrancar trozos de presas grandes y para mandar el alimento al esófago.

Esqueleto muy flexible y una poderosísima musculatura corporal: de la que se sirven para enrollarse alrededor de las presas grandes, evitando la fuga y permitiendo la fragmentación de la presa.

Potentes mandíbulas con un mordisco voraz del que se creyó durante mucho tiempo que podía ser venenoso debido a las rápidas infecciones que originaban, aunque, actualmente, se sabe que es debido a la enorme cantidad de bacterias que pueblan sus fauces. De hecho, para el mantenimiento de la “higiene bucal”, las morenas cuentan con la colaboración de un pequeño crustáceo: el camarón limpiador (Lysmata seticaudata) el cual despuebla las temibles fauces de la morena de restos de alimento y bacterias (aunque no parece suficiente para evitar los infecciosos mordisco de estos animales).

5628439103_4e744fec21

Se alimentan prácticamente de cualquier cosa que este a su alcance (peces moluscos crustáceos, etc…). Debido a las características morfológicas, comportamentales y fisiológicas que poseen las hace estar en un lugar destacado en la cadena alimenticia).

Su época de reproducción va de julio a septiembre, época que las lleva a migrar a zonas menos profundas. Ponen unos huevos de los que saldrá una larva, que se caracteriza por su forma aplanada y casi trasparente. Esta larva vivirá cerca de un año de forma pelágica alimentándose por si sola y deberá pasar diferentes estallidos  y una metamorfosis para llegar  tener la forma de un adulto proceso que se completara en 2-3 años.

LARVA MORENA

Definitivamente estos esplendidos y maravillosos animales se les puesto una etiqueta de agresivos, a pesar de que más bien suelen tratarse de animales escurridizos y tímidos que no dudan en retraerse a su agujero, pero que si los molestamos no dudaran en intentar llevarse un “pequeño recuerdo” de nuestra visita, por lo que es conveniente dejarlas tranquilas en su cueva.

FOTO 110 - Muraena helena

 

Nos vemos en el agua !!!

Juan Andres Bastida Duran

Estudiante biología marina (Universidad de alicante)

 

Dra. Mercedes Varela

Doctora en Biología Marina por la Universidad de Alicante

www.posidoniaecosports.com

Música en el Mediterráneo: castañuelas de mar (Chromis chromis)

Las castañuelas de las que hablamos hoy no son las que utilizan los “cantaores flamencos” para hacer música, sino que son peces muy abundantes del mar Mediterráneo donde, lejos de encontrarlas solas, llegan a formar cardúmenes con numerosos individuos.

Chromis chromis (pertenecientes a la familia Pomacentridae) llegan a alcanzar una longitud en torno a los 10 cm, aunque podemos encontrar algunos individuos de mayor tamaño. Su cuerpo, aplanado lateralmente, presenta grandes escamas bien definidas haciendo de este pez, pese a su color parduzco, un animal muy curioso que podemos observar en nuestras inmersiones.

965812_675399922489954_740612428_o

 

Esta especie presenta una característica muy vistosa, los juveniles lucen un llamativo color azul brillante, que cambia al llegar a adultos al color pardo antes mencionado. Durante su metamorfosis podemos llegar a ver a los individuos con la coloración oscura ya patente y pequeñas manchas azul brillante que todavía no han desaparecido.

IMG_0041

Juveniles de castañuelas (Chromis chromis) con su característico color azul eléctrico.

Las castañuelas viven en aguas costeras, cercanas al litoral, normalmente por encima de los 25 metros de profundidad, lo cual las hace muy fácil de identificar durante nuestras excursiones subacuáticas. Viven en zonas rocosas, preferentemente donde hayan paredes verticales; los adultos suelen nadar tanto en la columna de agua como cerca de las rocas, mientras que los juveniles los encontramos muy pegados a la pared. Las castañuelas defienden de forma agresiva sus territorios, especialmente durante la etapa de puesta, en la que, al sumergirnos, podemos ver a los machos buscando orificios y hendiduras en las rocas. Los machos limpian estos agujeros para posteriormente atraer a las hembras. Tras la puesta, las hembras abandonan el “nido” a los tres días, mientras que el macho cuida del lugar hasta la eclosión de los huevos.

Preparando el nido para atraer a la hembra

Preparando el nido para atraer a la hembra

Lo que me llevó a escribir sobre estos pequeños peces se remonta a mis primeras experiencias de buceo en el Mediterráneo, cuando dando la espalda al acantilado, me dediqué a contemplar la columna de agua que quedaba por encima del grupo de buceo: ¡Es impresionante la sensación de nadar entre estos grandes cardúmenes de castañuelas moviéndose desordenadamente por toda la columna de agua!

IMG_0089-2

En las zonas de especial atractivo para los buceadores (donde el número de buzos es muy elevado en temporada alta) la tendencia a formar cardúmenes de esta especie se ve claramente alterada, debido a los efectos negativos que pueden producirse por el aleteo, la formación de burbujas y, sobre todo, la presencia de grupos numerosos buzos. Esto afecta directamente a su capacidad para defenderse frente a los depredadores.

Por todo esto, es muy importante conservar este tipo de paisajes y sus ecosistemas, para que así podamos seguir disfrutando de la presencia de estos pequeños y curiosos peces. Para conseguirlo se pueden buscar zonas de buceo con cupos para buceadores limitados, como la Reserva Marina de Tabarca, además de procurar siempre no alterar el entorno mientras realizamos esta emocionante actividad.

Autoras:

- María José Valera

Estudiante de Ciencias

- Mercedes Varela

Dra. en Biología Marina

www.posidoniaecosports.com

Las ascidias: los primeros “vertebrados”

Y digo “vertebrados” entre comillas porque en verdad es los primeros Cordados, grupo donde se encuentran los vertebrados. Pero, ¿qué cuentas las teorías de los científicos acerca de este origen?

Esta pregunta nos lleva directamente a hablar de las ascidias, animales marinos a los cual les tengo un cariño especial ya que en ellos se basó mi tesis doctoral. Las ascidas son animales marinos de un aspecto extraño, se dividen en dos grandes grupos según su estrategia de vida:

- Ascidias solitarias: un sólo individuo. Tienen forma de patata con dos sifones, uno es la boca y el otro el ano. Como son filtradores, las ascidias provocan una entrada de agua que, gracias a su branquia interna, son capaces de obtener del agua circundante el alimento que necesitan y el oxígeno para su torrente circulatorio (que, a modo de curiosidad, invierte el sentido de su marcha cada pocos minutos y así oxigenar todos sus órganos).

FOTO 106 - Halocynthia papillosa

Halocynthia papillosa

- Ascidias coloniales: muchos individuos que se juntan para vivir bajo un mismo “techo” o túnica que los protege. Su tamaño es mucho menor individualmente, pero las colonias pueden formar una gran extensión.

FOTO 131 - Aplidium tabarquensis

Aplidium tabarquensis, especie descrita en Tabarca por Alfonso Ramos.

La larva de las ascidas es una de sus peculiaridades. Más bien parece un renacuajo, ya que es una larva nadadora, que nada tiene que ver con el adulto (como en las ranas). Cuando llega el momento, se fija en el fondo y comienza su metamorfosis hacia el estado adulto, donde nunca más volverá a tener la capacidad de moverse. Aquí os paso una foto:

descarga

Y aquí su metamorfosis:

000906841

 

¿Qué tiene esto que ver con un vertebrado? a primera vista nada, la verdad…

Resulta que la larva tiene las características propias y comunes a todos los cordados (donde comentamos que se encuentran los vertebrados): una cola postanal (vestigial en nosotros, que nos queda simplemente el coxis porque perdimos nuestra cola), las glándulas tiroideas, un cordón nervioso dorsal (nuestra médula espinal) y hendiduras faríngeas.

Las teorías científicas nos hablan de que, en un momento de la evolución, estas larvas adquieren la capacidad de reproducirse (es decir, las gónadas maduran antes de metamorfosearse). Este proceso a pasado muchas veces en la historia de la evolución: se llama paedogénesis. Y esta copulación pedófila da lugar a una nueva línea evolutiva donde estamos nosotros!!!! Sólo por casualidad….

Así que las próxima vez que buceando os topéis con una ascidia, pensad que es un primo muy muy lejano nuestro. Ya la podéis mirar de forma diferente,…

Por último os dejo algunas fotos más de las ascidias que comúnmente nos encontramos en nuestras inmersiones:

Aplidium conicum

Aplidium conicum

DSC01399 copia

Mercedes Varela

Dra. en Biología Marina por la Universidad de Alicante

www.posidoniaecosports.com

Especies invasoras: la “babosa peluda”

La “Babosa peluda” es una de las tantas especies invasoras que hay en nuestro Mar Mediterráneo. Su nombre científico es Bursatella leachi, se trata de un molusco opistobranquio de la familia de las Aplisias o Liebres de mar. Son moluscos cuya concha ha tendido a desaparecer, por lo que poseen un cuerpo blando (de ahí babosa).

DSC07383 copia

Liebre de mar del Mediterráneo en la Reserva Marina de Tabarca, durante una excursión de buceo de Posidonia Ecosports.

Bursatella leachi es una especie que alcanza un gran tamaño, con una longitud máxima de 15 cm. Su aspecto es claramente distinto de nuestra fauna, su cuerpo está recubierto de papilas con forma de pelos y pequeños ocelos de color azul intenso. Podemos encontrarla con dos coloraciones: una clara y una oscura:

 

Fuente: Proyecto Bursatella

Fuente: Proyecto Bursatella

Se cree que entró en el Mar Mediterráneo por el Canal de Suez en los años 40, y fue encontrada por primera vez en el Mar Menor en 2008, y ya en 2010 y 2011 se dieron grandes explosiones de su población dentro de la laguna. Recientemente también ha aparecido en varios puntos de las costas de Alicante.

Actualmente no se conoce a fondo los efectos que puede tener sobre un ecosistema casi cerrado como el Mar Menor, por lo que el objetivo principal de un proyecto liderado por nuestra colega y amiga la Dra. Francisca Giménez, de la Universidad de Alicante. Podéis ver toda la información aquí:  http://proyectobursatella.blogspot.com.es/

En nuestro afán por la ciencia y su divulgación, Posidonia Ecosports patrocinó uno de los muestreos del Proyecto Bursatella. El pasado 23 de Noviembre, aunque las condiciones no acompañaron, un grupo de voluntarios se enfundaron en sus neoprenos y muestreamos el Mar Menor en busca de esta babosa peluda.

1477950_628260890549345_1529610755_n
Las especies invasoras son una seria amenaza para la biodiversidad de nuestro Mar Mediterráneo, debido a que pueden desplazar a las especies nativas, reducir la biodiversidad de las comunidades, cambiar la composición de sus especies, modificar la estructura del hábitat y producir cambios en las redes tróficas.

Todos podemos ayudar a la tarea de detectar donde están estas especies y a no contribuir a su expansión. Por lo tanto, si te topas con alguna (saca una foto si es posible) y no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Mercedes Varela

Dra. en Biología Marina por la Universidad de Alicante

www.posidoniaecosports.com

 

Curiosidades del mar Mediterráneo: Dactylopterus volitans o golondrina de mar

Las inmersiones nocturnas son realmente excitantes, no solo por el hecho de añadir un aliciente más a nuestros buceos, como es la oscuridad, sino que también podemos observar especies y comportamiento que durante el día son muy difíciles de ver.

Este verano durante las inmersiones nocturnas de Posidonia Ecosports tuvimos la suerte de toparnos con el pez Dactylopterus volitans, golondrina de mar o pez roncador o chicharra (diferentes nombres para el mismo pez).

Es de la familia de las escórporas o rascasas. Mide sobre unos 20 a 30 cm de largo (hasta un máximo de 45-50 cm). Su cuerpo está recubierto de escamas fuertes y rugosas, con una coloración es marrón con manchas y las aletas son de color azul oscuro o negro con manchitas y bandas azules. Las aletas de los costados son características de este pez ya que se despliegan en forma de abanico, con lo que le sirven para desplazarse como si volara, pero también como protección, pues cuando las despliega súbitamente, el pez aparenta un tamaño muy superior al real.

Fotografía: Jesús P.

Fotografía: Jesús P.

Puede realizar una serie de sonidos-ronquidos producidos por el frote de las espinas preoperculares con el cuerpo cuando está bajo el agua, de donde le viene uno de sus nombres populares, el de roncador.

Este animal sube de cotas mas profundas para buscar pareja con la que copular y poner los huevos durante los meses de verano. Por eso por la noche es frecuente ver los machos en zonas arenosas a la espera de que las hembras los elijan como su pareja.

DSC01556 copia

Se alimenta de pequeños crustáceos y otros invertebrados propios de los fondos blandos en que vive, empleando la parte anterior de las aletas pectorales para localizarlos.

Cuando los vemos volando en la columna de agua es una imagen sorprendente. Pero hay que tener cuidado y disfrutadlos sólo observándolos ya que están ahí desplegando sus encantos para pavonearse frente a las hembras con la finalidad de ser elegidos. Si además tienen que huir de los buceadores puede que no esté atento y pierda su oportunidad de aparearse esa temporada.

DSC01561 copia

No debe de confundirse con los peces voladores, debido a que la golondrina no es capaz de impulsarse para volar fuera del agua, solamente planea por la columna de agua.

Mercedes Varela

Doctora en Biología Marina (Universidad de Alicante)

www.posidoniaecosports.com

La langosta que se acerca a la costa… migraciones de verano

Las langostas, siempre que en una inmersión conseguimos verlas asomando sus antenas por una grieta en la roca, nos sorprenden gratamente.

FOTO 111 - Palinurus elephas

La langosta del Mediterráneo o Palinurus elephas es un crustáceo decápodo (deca – diez, podo – pata). Su cuerpo se halla dividido en dos partes bien diferenciadas: la cabeza o cefalotórax, y el abdomen, o cola. En la cabeza destacan los ojos, que se encuentran protegidos por espinas, y sus largas antenas, que pueden llegar a sobrepasar la longitud de su cuerpo. Las antenas les sirven para marcar su territorio, defenderse de sus depredadores (y de los buceadores que insisten en sacarla de su agujero) y como tacto, sobre todo cuando las condiciones de visibilidad son bajas (frecuente al vivir en grietas y cuevas).

Vive en los fondos coralígenos de las costas escarpadas, entre 20 y 70 metros de profundidad, aunque es especialmente abundante a partir de los 40 metros, donde se encuentran los ejemplares mayores.

Cuando la langosta crece, debe mudar su caparazón calcificado que la recubre, ya que el caparazón no aumenta de tamaño. Las mudas se producen varias veces a lo largo de su vida. Es precisamente cuando se desprende de su vieja armadura que el animal es muy vulnerable, puesto que el nuevo caparazón no se endurece hasta al cabo de unas horas. Este exoesqueleto es, a menudo, devorado por el antiguo huésped para reponer así las maltrechas reservas de calcio de su organismo.

Presentan actividad básicamente nocturna, alimentándose durante la noche, momento en que son menos vulnerables a los depredadores. Los adultos se alimentan preferentemente de moluscos y equinodermos. Durante el día se concentran en sus refugios, a menudo mostrando un alto grado de comportamiento social gregario. Esta pauta de actividad y movilidad nocturna se acentúa en los individuos juveniles ya que así reducen la tasa de mortalidad por parte de los depredadores visuales (muchas especies de peces).

Foto cedida por jaume Izquierdo. Gracias Jaume por tus aportaciones tan valiosas!!

Foto cedida por jaume Izquierdo. Gracias Jaume por tus aportaciones tan valiosas!!

Realiza dos migraciones al año, entre noviembre y marzo la Palinurus elephas suele emigrar a zonas más profundas, y en primavera se acerca a zonas más someras para reproducirse.

La vida de la langosta tiene dos fases: una fase planctónica, cuando es una larva, y una fase bentónica, cuando es juvenil y adulto. Una vez realiza la muda y el caparazón se ha endurecido, la hembra ya está preparada para poner sus huevos (entre Julio y octubre), que los llevará en su abdomen hasta su eclosión (entre enero y marzo). Una vez eclosionados los huevos, de 120 000 a 250 000 por hembra (en función de su talla), las pequeñas larvas, de unos 3 mm de longitud, llamadas filosomas y que presentan una morfología muy peculiar, quedan a la merced de las corrientes marinas costeras y oceánicas.

http://www.science-in-salamanca.tas.csiro.au/themes/larval/phyllosoma_1.htm

http://www.science-in-salamanca.tas.csiro.au/themes/larval/phyllosoma_1.htm

La última muda de la fase planctónica es una muda de metamorfosis y da lugar a la larva denominada puérulus, que ya presenta la típica morfología de la langosta adulta, y regresará al fondo costero marino (bentos) para incorporarse a las poblaciones adultas.

fotciencia.es

fotciencia.es

En el siguiente vídeo se puede ver a una langosta desovando: increíble reportaje de National geographic:

http://video.nationalgeographic.com/video/animals/invertebrates-animals/crabs-lobsters-shrimp/lobster_spiny_birth/

La fase postlarva tiene una duración corta ya que una vez asentados en el lecho marino empiezan a sucederse mudas rápidamente cada 10-15 días. La frecuencia de la muda aumenta al aumentar la talla de la langosta. Los ejemplares adultos que incluso pueden llegar a los 14 años, tan sólo mudan una vez al año.

En España, se están llevando a cabo varios proyectos para la recuperación de las poblaciones de langosta, ya que se encuentran en declive debido al valor comercial que posee y la destrucción de sus hábitats. Además, al tratarse de una especie de gran longevidad y relativa baja tasa de crecimiento, sus poblaciones se ven muy afectadas por cualquier incremento de las tasas de mortalidad, como un aumento del esfuerzo de pesca, la contaminación, etc.

Uno de los pasos importantes, realizados últimamente para la recuperación de las poblaciones de langosta, ha sido el conocer las características del asentamiento de las juveniles. Este ocurre a poca profundidad, entre 10 y 15 metros, en agujeros de dátil de mar Lithophaga lithophaga. Esta especie perfora la roca dejando unos agujeros cilíndricos que son usados como refugio para las recién asentadas y las juveniles.
La esperanza de la recuperación de las poblaciones de langosta está puesta en la total protección del hábitat de asentamiento de la especie ayudando a un mejor reclutamiento de la poblaciones de langosta.

Para los buceadores: en verano las langostas están a menos profundidad y por eso es más frecuente que las veamos, pero atención con molestarlas ya que las hembras adultas pueden estar cuidando de sus huevos o mudando. Si molestamos a una langosta en el momento de muda, es muy probable, que no sobreviva, ya que necesita toda su energía para este momento tan delicado.

Disfrutemos solamente observando la vida que nos rodea!

FOTO 015 - Palinurus elephas (3)

Mercedes Varela

Dra. en Biología Marina (Universidad de Alicante)

www.posidoniaecosports.com

¿Cómo hacer un nido submarino? Respuesta de Symphodus cinereus

Llega el calor al Mediterráneo y, en cuanto sube la temperatura, muchos de los habitantes marinos comienzan sus rituales de apareamiento. Uno de ellos es el pez Symphodus cinereus.

Este lábrido se esmera mucho en construir su nido. Con apenas 10 cm (máximo 15) las hembras y los machos se visten con sus libreas diferentes en el periodo reproductor: el macho es grisáceo a pardo con manchas de tonos brillantes cuando está en este periodo reproductor, destacando dos manchas azuladas: una en la aleta dorsal y otra en el pedúnculo caudal; la hembra tiene un color gris de un tono semejante a la arena.

Viven en zonas mixtas de arena y pradera de Posidonia a poca profundidad. Desde mayo a junio los machos se encargan de construir los nidos, juntando restos de algas, hojas de Posidonia caídas, conchas y arena. Buscan el refugio de las praderas de Posidonia y, entre los claros de arena, construyen meticulosamente su nido.

DSC07127 copia

El nido terminado es un estímulo para que la hembra pueda empezar a depositar sus huevos, siempre que le guste y lo considere adecuado, así que primero tantea el terreno.

DSC07128 copia

Si está conforme,  ambos individuos extienden sus aletas, a la vez que el macho luce su mancha azul, que se vuelve brillante. Si todo va bien, se procede a un cortejo que acabará por convencer a la hembra que es ahí donde debe depositar sus huevos.

DSC07133 copia

 

Si el macho es exitoso puede unirse otra hembra para depositar allí también sus huevos.

DSC07138 copia

Tras el depósito de los huevos el macho se apresura a fecundarlos, sin perder de vista la posible presencia de intrusos que buscan un festín de huevos rico en alimento.

Con los huevos ya fecundados, el siguiente paso es garantizar su supervivencia. Así que el macho tiene que, además de defender el nido, mantener los huevos oxigenados. Para ello, realiza movimientos ventilatorios que generar una corriente de agua fresca y oxigenada hacia el interior del nido, mantiene la entrada y las inmediaciones limpias de restos de algas o conchas que puedan complicar el desarrollo de los huevos, y aleja a los peces, moluscos o crustáceos que buscan aprovecharse de un alimento tan nutritivo como son los huevos recién fecundados.

El cuidado del nido se da hasta que los huevos eclosionan y las larvas empiezan a nadar.

DSC07128 copia

Esta época es muy buena para observar cómo los animales marinos se reproducen, en el Mediterráneo fluye el fervor de la primavera. Por todo esto, debemos extremar las precauciones cuando buceamos, teniendo cuidado de no perturbar a los animales y ser meros observadores de estas conductas. Cuidando los movimientos de las aletas para no destruir, sin darnos cuenta, algún nido o alguna puesta.

Y sobre todo estad atentos y disfrutad de lo que veis!

Mercedes Varela

Doctora en Biología Marina por la Universidad de Alicante.

www.posidoniaecosports.com