Archivo de la categoría: Sin categoría

¡Observando los delfines de nuestras costas!

Durante nuestras excursiones de buceo, es común encontrar grupos de cetáceos, principalmente delfines, nadando y saltando cerca de nuestra embarcación.

Para seguir disfrutando de estos gráciles animales, es necesario establecer medidas de precaución para garantizar su supervivencia y un estado de conservación favorable. Con este fin, se han establecido regulaciones nacionales e internacionales que permiten minimizar el impacto que la observación de estos sensibles animales implica.

¿Cómo debemos actuar caso de querer observar a estos animales?

cetaceos-normativa-fc

Fuente: http://www.webtenerife.com/que-hacer/naturaleza/avistamientocetaceos/normativa.htm

La observación desde embarcación es problemática porque les puede causar estrés por contaminación acústica: modificando su comportamiento, afectando a su comunicación y dañando sus sistemas auditivos. Además, existe la posibilidad de que se den colisiones con ellos.

Si queremos asegurarnos de realizar una correcta observación, debemos acercarnos paralelamente, máximo a 4 nudos de velocidad, y poniendo los motores en punto muerto una vez estemos a 300 metros de los individuos a observar.

 

Por consiguiente, para realizar esta actividad es:

Obligatorio:

  • Navegar a velocidad reducida (máximo 4 nudos).
  • Evitar concentrar más de dos embarcaciones a su alrededor.
  • Abandonar la zona si los animales son molestados.
  • Poner el motor de la embarcación en punto muerto al encontrarse a máximo 300 metros de los individuos.

Prohibido:

  • Usar sistemas de sónar y/o acústicos para detectar grupos de cetáceos o conducirlos a la superficie.
  • Acercarse a menos de 60 metros.
  • Acercarse perpendicularmente, por detrás o por delante.
  • Observarlos durante más de 30 minutos.
  • Lanzarse al agua para bañarse con ellos.
  • Alimentarlos.
  • Tocarlos.
  • Molestarlos con ruido.

 

En caso de observar a estos animales heridos, o encontrarlos varados en la costa, se debe avisar de ello llamando al teléfono de emergencias112. En caso de detectar a embarcaciones que incumplen la normativa, es necesario avisar a las autoridades pertinentes.

 

Para una comprensión más profunda de la normativa española (Real Decreto 1727/2007 del 21 de diciembre), consultar:

https://www.boe.es/boe/dias/2008/01/12/pdfs/A02292-02296.pdf

 

Alejandro López

Msc. Biodiversidad: Conservación y Evolución.

 

Dra. Mercedes Varela

Gerente de Posidonia Ecosports

Trabajando como una única mente: los cardúmenes

No hay nada más curioso en el mar que los grandes cardúmenes de peces: esos enormes grupos formados por miles y miles de individuos, moviéndose de forma perfectamente coordinada y sintónica, como si fueran una sola mente abstracta y común de monstruosas proporciones.

¿Te has preguntado alguna vez cómo es esto posible? Naturalmente, la telepatía no es la explicación que la ciencia da a este fenómeno, sino que se trata de algo más primitivo, instintivo y físico.

12091265_997963370245760_7084248815528150223_o

Pero, ¿qué es exactamente este fenómeno?

Empecemos con una definición: ¿Qué se considera un cardumen?

Se trata de una agrupación de individuos que se aproximan hasta cierta distancia y se mueven de forma sincronizada (cardúmenes polarizados) o no, con fines estratégicos y de supervivencia, adoptada sobre todo por especies pelágicas. Aunque generalmente se utilizan como sinónimos, no se ha de confundir el concepto de banco con el de cardumen. La diferencia es que el primero define una agrupación de peces de la misma especie, mientras que un cardumen puede ser interespecífico, es decir, puede incluir individuos de distintas especies.

Asimismo, un conjunto de mamíferos (como delfines o ballenas) no se definiría tampoco como un cardumen, sino como una agrupación o manada.

http://static.betazeta.com/www.veoverde.com

En estas agregaciones sociales los peces se pueden disponer de forma similar a una estructura cristalina (estructura geométrica), en la que las distancias laterales entre un pez y sus vecinos son de 0.3-0.4 longitudes de cuerpo, y 5 cuerpos con respecto a los precedentes. Así pues, esa estructura ordenada no surge de posiciones azarosas de sus miembros, sino que cada uno conoce y ocupa el lugar preciso.

Una disposición como esta tiene como consecuencia un ahorro metabólico importante para cada individuo: el movimiento de la cola de cada pez se produce en antifase (dirección opuesta) respecto al que le precede, de tal manera que aprovecha el avance de las ondas que provoca el precedente. De esta forma cada pez ahorra hasta un 65% de energía!!

Pelicula oceanos

Otra función del cardumen es la defensa contra depredadores. Aunque se hacen más visibles, al agruparse y moverse de forma sincronizada los cardúmenes pasan a conformar “un único individuo” de proporciones 10, 100, incluso 1000 veces mayores que el depredador, disminuyendo así las probabilidades de cada pez de ser ingerido, y asegurando la supervivencia del grupo.

Además facilita la reproducción al congregar individuos de ambos sexos, que de esta manera no tienen dificultad para encontrar pareja…

Pero… ¿cómo se forman los cardúmenes, y cómo se mantiene esta estructura en movimiento perfecto y coordinado?

En primer lugar, la asociación correcta entre individuos se realiza gracias a la información visual, acústica y química intercambiada entre ellos. Por ejemplo, sonidos producidos por vibración de las vejigas natatorias (que pueden acompañarse de burbujas que surgen del conducto anal, en el caso de los arenques) o por la acción de dientes, huesos y radios de las aletas ayudan a mantener reunido al grupo.

Otros elementos como la coloración o las feromonas complementan las señales de identificación. Está claro que los peces son buenos taxónomos!!

Por otra parte, el movimiento coordinado y simultáneo de miles de individuos se da gracias a la llamada línea lateral de los peces.

Ciencias en blog

La línea lateral recorre el dorso del pez y contiene mecanorreceptores capaces de detectar los cambios de presión del agua: un pez al moverse genera una oscilación de presión que se propaga por el medio; esta onda es la que capta la línea lateral y permite a cada individuo conocer el movimiento del resto. La respuesta por la deformación de los sensores del mecanorreceptor es increíblemente rápida, tanto que ni siquiera está mediada por procesos químicos!! de esta manera los peces se adaptan simultáneamente al movimiento de los demás.

En el Mediterráneo son especialmente destacables los cardúmenes de atún que se forman temporalmente durante las épocas de migración entre nuestro mar y el Atlántico, los cuales no están exentos de amenazas por parte de la acción humana, por ejemplo, se sabe por ciertos estudios sobre los cardúmenes de atún que el ruido de los botes y barcos los desorienta, afectando a su navegación y al mantenimiento del cardumen.

Otra posible amenaza es el vertido de ciertos productos al mar con dispersión de sustancias químicas, que interferirían en la comunicación química de los individuos de cardumen causando desorientación.

www.lachanca.com

Como hemos visto, este tipo de estructuras sociales son imprescindibles para la conservación y perpetuación de ciertas especies. Precisamente por ello, es necesario conocer y difundir sus mecanismos de funcionamiento y los posibles efectos negativos de la acción humana sobre ellos, de tal manera que podamos gestionar y minimizar los daños sobre ellos.

  

Los bancos de salpas son muy frecuentes en nuestras costas, es un placer detenerte a observarlos sobre todo cuando están es su afán reproductivo. Está en nuestra mano informarnos lo mejor posible y actuar en consecuencia, para conservar cada elemento de este increíble mundo marino!!

 

Aida Marín Pérez

Estudiante de Ciencias del Mar en la Universidad de Alicante

Dra. Mercedes Varela

Gerente Posidonia Ecosports

www.posidoniaecosports.com

 

FIEBRE POR LOS CABALLITOS

Hippocampus guttulatus es una especie de pez de la familia Syngnathidae. Es una de las especies de caballito de mar presentes en Europa y el mar Mediterráneo. Su nombre común es Caballito de mar. En la primera imagen, observamos a dos ejemplares de esta especie. A la derecha, de color amarillo, tenemos a la hembra, y de color anaranjado a la izquierda, al macho.

IMG-20150830-WA0023

Los ejemplares adultos pueden llegar a medir alrededor de 15 cm. Su coloración varía en función del ejemplar, observándose desde tonos verdosos-amarillentos hasta marrón rojizo y frecuentemente imita el color de la vegetación asociada. Posee un hocico largo y protuberancias carnosas en la parte posterior del cuello, desde la cabeza a la aleta dorsal, dándole la apariencia de tener melena. Un rasgo peculiar de este pez es la ausencia de aleta caudal, en cambio, encontramos una modificación de esta en forma de cola prensil. Su cuerpo es muy comprimido de manera lateral y se haya recubierto de placas óseas que le dan rigidez, no posee escamas. Al igual que todos los caballitos de mar, los ojos se mueven independientemente uno del otro. Su esperanza de vida gira en torno a los 5 años. Los machos son de mayor tamaño y poseen una bolsa de incubación conocida como Marsupium, donde la hembra coloca los huevos con su ovopositor para que el macho los fecunde e incube, pues son ellos los encargados de su cuidado tras la freza. A continuación, podemos ver al macho portando los huevos.

IMG-20150831-WA0001

Es un animal de costa, que ronda entre los 10 y 15 metros de profundidad. Su nicho ecológico se encuentra en las praderas de Posidonia oceánica, Zostera marina o algas como Caulerpa prolifera, fondos arenosos y detríticos, donde encuentran alimento y refugio, siendo capaz de camuflarse con el entorno gracias a su coloración, forma y lentos movimientos, además de la posibilidad de aferrarse a la cobertura vegetal con su cola. Es una especie de vida sedentaria. Se alimenta de pequeños invertebrados como misidáceos, anfípodos y larvas planctónicas.

IMG-20150806-WA0010

Se reproduce entre mayo y junio. En mares abiertos puede actuar de manera monógama por la dificultad, en algunos casos, de encontrar a un ejemplar con el que emparejarse. El macho incuba docenas de huevos durante un periodo estimado de 60 días. Una vez que los embriones se desarrollan, el Marsupium se ensancha dándole al macho una apariencia de embarazado. En el momento del parto, el cuerpo del caballito comienza a convulsionar y se contrae de manera intermitente, es en este momento cuando el padre empieza a expulsar las crías al exterior. Este bonito acto puede durar varias horas. Tienen alrededor de 3 y 4 embarazos al año. La siguiente imagen, capta el momento exacto en el que la hembra (amarilla) traspasa los huevos a la bolsa ventral del macho.

IMG-20150805-WA0000

En la década de los años 70, el mar Menor contaba con la mayor densidad por m3 de Hippocampus de todo el planeta, pero la pesca masiva para abastecer al cruel mercado Asiático (grandes consumidores de productos “afrodisiacos”), los problemas derivados de la eutrofización debida a la agricultura intensiva, la excesiva urbanización y destrucción de su hábitat y la extracción de ejemplares por veraneantes como souvenirs, fueron mermando rápidamente su población hasta prácticamente acabar con ellos. Seguimos insistiendo en la importancia que tiene ser meros observadores de la fabulosa vida marina de nuestros mares, para que todos podamos disfrutarla.

Agradecimientos a Mekan Photography por cedernos las imágenes. Estas y muchas más en: https://www.facebook.com/mekanphotography?fref=ts

 

 

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

 

SIMBIOSIS EN EL MAR

El término simbiosis hace referencia a una relación estrecha que se establece entre dos especies. Si ambas obtienen un beneficio hablamos de mutualismo; si una obtiene un beneficio pero la otra se queda igual hablamos de comensalismo y si una especie obtiene un beneficio a costa de perjudicar a la otra hablamos de parasitismo. De hecho, muchas de las relaciones son tan estrechas que las dos especies se necesitan para poder vivir (por ejemplo, los líquenes son la especie resultado de una simbiosis entre un hongo y un alga).

A continuación, algunos ejemplos de varias de estas simbiosis.

Quizá, una de las más conocidas por todos. Los peces payaso (Amphiprion percula), viven entre anémonas. La piel de estos peces está recubierta de una especie de mucosa que impide que las células urticantes de la anémona se descarguen. Este tipo de asociación  mutualista  es muy común en aguas tropicales indopacíficas. Las anémonas ofrecen refugio a los peces y los peces mantienen limpia a la anémona y atraen víctimas para que puedan alimentarse.

10688312_354695844733799_1570194542315277438_o

Los cangrejos ermitaños del género Dardanus han establecido una relación mutualista con la anémona Calliactis parasitica. Las anémonas son animales sésiles (no se pueden mover, viven fijas a un sustrato). Gracias a vivir sobre de la concha de estos cangrejos obtienen desplazamiento. A cambio, sus potentes tentáculos ofrecen protección al cangrejo frente a sus depredadores, uno de ellos, el pulpo.

FOTO 016 - Dardanus calidus + Calliactis parasitica

La relación mutualista entre el gobio de Luther y una gamba ciega se basa en que el gobio de Luther no posee las dotes adecuadas para cavar una buena madriguera, y ante este problema la gamba pone solución con sus potentes patas, cavando la madriguera, así ella obtiene del pez a su propio lazarillo. Viven juntos en la cueva y salen juntos a buscar alimento. Las antenas de la gamba están en contacto con el pez y cuando éste detecta un peligro, le da un toquecito a la gamba y ambos huyen a la cueva.

si04-666

Durante las estaciones de limpieza, donde acuden muchas especies de peces o de otros animales marinos a que otros peces o crustáceos les limpien sus parásitos, se dan gran número de relaciones mutualistas. Los que acuden a estas estaciones quedan libres de parásitos o de tejido muerto de heridas y a cambio los limpiadores obtienen alimento. Un ejemplo perfecto de este tipo de relación es la de la morena que deja que el pequeño camarón limpie sus afilados dientes sin que a éste le ocurra nada.

5628439103_4e744fec21

Periclimenes sagittifer es una especie de gamba endémica del Mediterráneo. Vive simbiótica (comensalismo) entre los tentáculos o base de la anémona verde Anemonia viridis (huésped más frecuente), la carnosa Cribrinospsis crassa o la anémona Condylactis aurantiaca. Esta asociación aporta ventajas a la gamba, como escondite en caso de amenaza, pero sin hacer daño a la anémona.

IMG-20150827-WA0008

La rémora (Echeneis remora), es un pez que vive generalmente adherido al cuerpo de un pez de mayor tamaño como por ejemplo los tiburones.  La presencia de la especie acompañante es aparentemente indiferente para el depredador al que acompaña y aunque pueden cazar peces y son buenos nadadores, las rémoras prefieren nadar junto a sus anfitriones de los que obtienen restos de comida y protección (comensalismo).

Tiburón-Toro-Rémora

Balssia gasti, es una pequeña gamba que encuentra normalmente sobre Eunicella singularis (gorgonia blanca), Corallium rubrum (coral rojo)Leptogorgia sarmentosa (gorgonia anaranjada), etc. y se alimenta de ellos (parasitismo), pero para poder vivir sobre estos organismos y pasar desapercibidos adapta su coloración con diferentes tonalidades para no verse amenazado.

IMG-20150827-WA0010

Neosimnia spelta, es un gasterópodo que posee una concha reluciente, lisa, globosa y con aspecto fusiforme que se abre por un lado. Su manto presenta coloraciones muy variadas, desde blanco hasta rosa, coloraciones similares a las del alimento que consume para pasar desapercibida. Vive como parásito encima de las gorgonias, alimentándose de sus pólipos. Principalmente la encontraremos sobre Eunicella singularis (gorgonia blanca), Paramuricea clavata (gorgonia roja) o Leptogorgia sarmentosa (gorgonia anranjada). Es una especie endémica del Mediterráneo aunque también la podemos encontrar en algunas zonas del Atlántico.

IMG-20150827-WA0009

 

 

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

Physalia physalis: LA FALSA MEDUSA

La carabela portuguesa o Physalia physalis no es en realidad una medusa. De hecho, esta especie es en realidad un organismo colonial, perteneciente a la clase Hydrozoos (concretamente al orden de los Sifonóforos) donde cada uno de los hidroides está especializado para realizar una función concreta. Algunos de ellos se encargan de la defensa, otros de la captura de presas y la alimentación y otros de la reproducción de la colonia.

images

Las medusas verdaderas pertenecen a la Clase Escifozoos. La mayoría de los Hydrozoos son marinos y coloniales, y el ciclo de vida típico incluye un estado pólipo asexual y un estado medusa, sexual. Los Sifonóforos constituyen colonias polimorfas flotantes o nadadoras. Cada colonia formada por individuos pólipo y medusa, está integrada para actuar como un único individuo.

Hay varios tipos de hidroides o individuos pólipo. Los gastrozoides son pólipos alimentadores con un único tentáculo largo que parte de su base. Algunos de estos largos tentáculos urticantes se separan del gastrozoide y entonces se denominan dactilozoides o tentáculos pescadores. Estos, aguijonean a la presa y la levantan hasta la boca de los pólipos alimentadores. Los gonozoides, son pequeños sacos que contienen ovarios o testículos. Se aprecia una parte flotante (el pneumatóforo), constituida efectivamente por un flotador relleno de gas similar al aire, alargado de unos 30 cm, en tonos azules y rosas y transparente, con una cresta o vela en su parte superior que le facilita los desplazamientos por el viento (de ahí su nombre común) de los mares tropicales.

carabela-portuguesa-physalia-physalis-4

Las colonias de Physalia van a menudo a la deriva hacia las playas de los océanos meridionales, donde son un riesgo para los bañistas. Los contactos con los tentáculos puede tener consecuencias muy graves para los estos. La gran concentración de nematocistos y su potente veneno con propiedades neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas pueden llegar a producir en algunas situaciones un shock neurógeno provocado por el intensísimo dolor con el consiguiente peligro de ahogamiento. En cualquier caso puede producir quemazón y dolor vivo, y laceraciones en la piel como consecuencia del íntimo contacto con los tentáculos que se enredan y adhieren en el intento de desenredarse de ellos. La sintomatología general es muy diversa. Ante la picadura de una medusa (sea de la especie que sea) notaremos inmediatamente dolor y picor y debemos acudir a los servicios de socorrismo inmediatamente, sin frotarnos la zona afectada, ni echar agua dulce.

1125978476-m

Además de las tres banderas de playa que nos señalan el estado del mar (verde, amarillo y rojo), se ha unido una nueva bandera de color blanco con el icono de dos medusas, una más grande que la otra. El significado es claramente el aviso de presencia de MEDUSAS en el mar. Esta bandera aunque tenga un significado propio va a estar siempre acompañada de la bandera de color amarillo ya que su propósito es aumentar la información del peligro presente en la playa para que adoptemos las medidas de precaución adecuadas.

Bandera_medusas

Existe una interesante relación mutualista entre Physalia y el pequeño pez Nomeus, que nada con absoluta seguridad entre los tentáculos de la primera. No está claro por qué el pez no es picado y matado por los nematocistos, pero como sucede con el pez payaso, Nomeus posiblemente está protegido por el moco de su piel que no provoca la descarga de los nematocistos.

nomeus

Se están produciendo observaciones de esta especie fuera de su zona habitual de distribución. El aumento de estas apariciones puede estar relacionado con el aumento de las temperaturas de las aguas marinas.

 

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

 

LA NACRA: UN GRAN BIVALVO

Con nombre científico Pinna nobilis, hablamos de un molusco bivalvo con forma triangular, con el borde posterior redondeado. Las valvas poseen alrededor de 20 costillas radiales con escamas acanaladas, abundantes en organismos jóvenes. El color puede ser pardo entre marrón y naranja. Posee un penacho piloso denominado biso con el cual, antiguamente se confeccionaban tejidos similares a la seda (“seda de mar”). Lo habitual es que viva entre 15 y 20 años, pero puede superar esta edad.

FOTO 130 - Pinna nobilis

Pinna nobilis es una especie hermafrodita protándrica, lo que significa que un mismo ejemplar es primero macho y después hembra, con reproducción principalmente en los meses de verano pero puede darse en otros períodos. Las gónadas expulsan los óvulos y los espermatozoides al agua, que es donde tendrá lugar la fecundación. En todos los moluscos bivalvos el huevo fecundado da lugar a una larva, llamada véligera, que durante varias semanas vive suspendida en el agua. Más tarde esta larva se queda en el fondo e inicia un proceso de metamorfosis que hará que poco a poco vaya tomando la forma de un bivalvo adulto.

La alimentación de los adultos se realiza por filtración del agua de las corrientes marinas, de las que captura las partículas alimenticias. Hay veces que presenta varias especies de cangrejos comensales del género Pinnotheres o gambas como Pontonia pinnophylax, dando lugar a una relación de comensalismo.

Pontonia_pinnophylax

Habita fondos arenosos, desde los 2 hasta los 60 m, especialmente en praderas de fanerógamas marinas (plantas con tallo, hojas, flores y frutos con semillas) como las de Posidonia oceanica y Cymodocea nodosa aunque se puede encontrar en fondos arenosos donde haya sustrato duro para adherir el biso o también aparecer en zonas de mata muerta de Posidonia, debido a su gran longevidad y por que los rizomas muertos siguen constituyendo un buen sistema de anclaje para el bivalvo. Suele tener un tercio de su estructura enterrada, de manera vertical, dejando media parte del caparazón enterrado dentro.

FOTO 013 - Pinna nobilis (1)

Se da la circunstancia de que los ejemplares de aguas más superficiales suelen ser juveniles de pequeño tamaño, mientras que a mayores profundidades predominan los ejemplares grandes. Este hecho parece deberse a que los ejemplares mayores presentan una alta tasa de mortalidad en aguas superficiales, ya que sufren de una manera muy intensa la acción de los temporales y la presión de los depredadores, principalmente pulpos (Octopus vulgaris) o espáridos como la dorada (Sparus auratus).

Tiene un papel ecológico de gran importancia. Además de facilitar un tipo de substrato diferente en zonas de fondos blandos, incrementando así la variedad de ambientes y proporcionando una superficie dura que puede ser colonizada por otras especies bentónicas, también puede albergar a más de 60 especies, además, a ello habría que sumarle las especies de algas que se encuentran adheridas sobre su concha.

Es una especie común, cada vez menos frecuente. En la actualidad, se encuentra catalogada como “Vulnerable” según el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas. BOE.

Las principales amenazas a las que la nacra se ve expuesta es la destrucción de su hábitat, por contaminación del agua, incremento de la turbidez por regeneraciones de playas y obras litorales como espigones y puertos; la pesca de arrastre ilegal en profundidades menores a 50 metros; el anclaje/fondeo de embarcaciones; extracciones incontroladas de individuos; etc.

Siendo respetuosos con el medio ambiente marino, contribuimos en gran medida en la conservación de esta especie y de su hábitat.

Más información en: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/espacios-protegidos/pinna_nobilis_tcm7-272547.pdf

 

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

POSIDONIA VS. CAULERPA

Lo primero que has de saber, es que la Posidonia oceanica no es un alga sino una planta fanerógama, es decir, una planta superior que cuenta claramente con raíz, tallo, hojas, flores y frutos con semillas. Crece en un fondo móvil o arenoso, mientras que las algas pertenecen a fondos duros o rocosos. Se trata de un endemismo del Mar Mediterráneo.

FOTO 033 - Posidonia oceanica

Sus hojas verdes son largas y aplanadas, pudiendo llegar a medir hasta un metro y medio, y forman extensas praderas en el fondo marino desde casi la superficie hasta los 40 m de profundidad, si la calidad del agua lo permite.

La Posidonia florece a principios de otoño, aunque no sucede todos los años, y además suele pasar desapercibida al ser las flores de color verde. Los frutos son llamados “olivas de mar”, unas bolas que, tras desprenderse de la planta, flotan hasta la orilla del mar donde suelen aparecer entre mayo y junio. Las fibras de las hojas y los tallos muertos, forman con el vaivén de las olas unas bolas que se acumulan en la playa.

FOTO 078 - Posidonia oceanica

Este ecosistema beneficia en muchos aspectos a la vida marina, proporcionando grandes cantidades de oxígeno, producido durante la fotosíntesis; constituyendo el área de reproducción, cría, alimentación y refugio de numerosos organismos marinos (equinodermos, moluscos, peces, etc.);  manteniendo el equilibrio sedimentario en el litoral evitando la erosión de la costa, ya que las praderas actúan como barrera, atenuando el efecto del oleaje y protegiendo a las playas de la acción de las olas.

Entre muchas de las propiedades de esta planta, una de ellas es que es capaz de multiplicar la superficie del suelo entre 20 y 50 veces. Esto significa que en un metro cuadrado de suelo, los animales y vegetales fijos disponen de 20 a 50 metros cuadrados para establecerse. Las hojas están recubiertas de pequeñas algas que acceden de esta forma a la luz y de pequeños invertebrados que filtran las partículas en suspensión (organismos epibiontes).

Uno de los efectos del follaje de la Posidonia es que frena la masa de agua ocasionando la caída de numerosas partículas en suspensión que sirve de alimento, no solo a los epibiontes, si no también a otros filtradores, como los espirógrafos, las grandes ascidias y algunas esponjas.

Más información en: http://lifeposidonia.caib.es/user/index_cs.htm

 

Pero la Posidonia oceanica, fuente de vida para muchas especies, está en peligro.

La expansión de las algas verdes de origen tropical Caulerpa taxifolia y Caulerpa racemosa es un fenómeno relativamente reciente y una amenaza para nuestras praderas de Posidonia. Ambas especies son comunes en diversas zonas cálidas tropicales del planeta. La primera de ellas, C. taxifolia, fue introducida en el Mediterráneo Occidental de forma accidental desde los acuarios del Museo Oceanográfico de Mónaco. Como resultado, a partir de una pequeña colonia de apenas 1 m2 de superficie en 1984, a finales del 2000 el alga había colonizado cerca de 131 km2 de fondos marinos de costas francesas e italianas desde el nivel del mar hasta más de 30 metros de profundidad, con colonias aisladas en Baleares, Sicilia y Croacia.

Caulerpa taxifolia

Ante este panorama, el impacto mediático de la invasión de C. taxifolia fue muy notable. Sin embargo, hoy día parece que su velocidad de dispersión geográfica se ha ralentizado (incluso detenido) y las praderas de Posidonia no parecen haber experimentado regresión por esta causa. Es como si su efectividad de invasor evaluada a largo plazo no ha sido la esperada. Mientras tanto, C. racemosa, otro clorófito tropical invasor al que apenas se le ha prestado atención, si parece estar cumpliendo las expectativas creadas con C. taxifolia. Se trata de un alga menos conocida que C. taxifolia, pero con una dinámica y evolución más preocupante.

Más información en: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/caulerpa_taxifolia_2013_tcm7-306899.pdf

 

Caulerpa racemosa procede del Mar Rojo y entró en el Mediterráneo Oriental a través del Canal de Suez.

FOTO 019 - Caulerpa racemosa

La Caulerpa tiene un efecto devastador, ya que este alga puede desarrollarse sobre cualquier substrato: rocas, arena, herbarios de Posidonia y puede cubrir hasta el 100% del fondo de 1 a 40 metros de profundidad. Una de sus propiedades es su adaptabilidad a cualquiera que sea la condición del medio, esté contaminado o no.

La expansión continúa y constituye un gran riesgo para el ecosistema del litoral Mediterráneo. Muchas especies desaparecen con su presencia, produciendo un sensible descenso de la biodiversidad. Debido a las toxinas que contiene el alga, no es comestible para la microfauna. Los depredadores naturales son moluscos, erizos de mar y peces.

Su diseminación se atribuye a su transporte en los sistemas de anclaje de los barcos y a las redes y aparatos de pesca. A estas alturas nada hace pensar que la Caulerpa pueda desaparecer de forma natural y no hay ningún indicio de que su expansión se ralentice.

Caulerpa racemosa no parece penetrar en las praderas densas de P. oceanica, pero si cuando la densidad es baja o la pradera está muy fragmentada, bien de forma natural o bien por causa de un impacto antrópico. Con esta información final, queremos transmitir la gran importancia que tiene la conservación de nuestras praderas de Posidonia oceánica, tanto para evitar la introducción de dichas especies invasoras, como para mantener la buena salud de nuestro Mar Mediterráneo.

Más información en: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/caulerpa_racemosa_2013_tcm7-306898.pdf

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

La gran amenaza de los pies descalzos: el erizo de mar

Esta semana hablaremos de nuestros pequeños amigos punzantes: los Equinoideos. Típicamente conocidos como erizos de mar, son animales muy comunes en el Mar Mediterráneo.  Miden entre 3-18 cm y se encuentran , en su mayor parte, entre las rocas, en zonas próximas a la costa. Sin embargo, pueden vivir hasta los 2500 metros de profundidad!!!

Los erizos tienen colores llamativos como rojos, azules, verdes, blancos, aunque también presentan colores apagados como negros o parduscos.

FOTO 075 - Sphaerechinus granularis

Estos invertebrados son animales de forma globosa, más o menos aplanada. Protegidos por un caparazón interno y rígido formado por 5 placas calcáreas (llamadas placas ambulacrales). Dicho caparazón se encuentra perforado para la implantación de unas afiladas espinas que sirven tanto para la defensa como para el soporte del organismo al sustrato. Entre las púas, encontramos unos pequeños órganos, denominados pedicelarios, que tienen como función atrapar el alimento, la limpieza el cuerpo y su defensa,  portando glándulas venenosas.

Su cuerpo esférico puede dividirse en dos partes:

- El orificio inferior (o peristoma)  en cuyo centro se encuentra la boca, constituida por el aparato masticador, provisto de cinco dientes calcáreos, conocido como Linterna de Aristóteles.

- El orificio superior (o periprocto) donde se halla el ano. Destaca por la presencia del madreporito que es una placa  que se encuentra perforada para que el erizo absorba el agua que posteriormente distribuirá por el resto de su cuerpo.

Por lo tanto, el sistema de locomoción de los erizos se debe a los pies ambulacrales, al madreporito  y al movimiento de sus espinas.  Pero…  ¿Cómo es posible? Cuando el agua circula por el interior de su sistema circulatorio los pies ambulacrales son proyectados hacia fuera, permitiendo al erizo su locomoción.

Las especies  típicas en nuestra costa Mediterránea son:

-Arbacia lixula:

FOTO 024 - Arbacia lixula-Sphaerechinus granularis:
DSC04209 copia-Paracentrotus lividus:

Los erizos se alimentan de: porciones de algas, pequeños organismos que desgarra con sus mandibulas y materia organica en descomposición, ingerida a través del sustrato. En ocasiones, en su proceso alimenticio, ingieren ciertas porciones de arena y  de fango que les sirve de lastre, evitando su flotación.

La digestión la realizan a partir de un tubo digestivo que se extiende por todo su cuerpo. Este, se encuentra comunicado por el esófago y el intestino y rodeado por la Linterna de Aristóteles.

Pero…¿Por donde respiran? Los erizos cuentan con nada mas y nada menos que diez branquias!! situadas en el peristoma, rodeando el orificio bucal.

En cuanto a su reproducción, al ser animales coloniales se reproducen en masa, de forma simultátena. Machos y hembras expulsan sus celulas sexuales al medio externo y, en el momento en el que se produce el contacto, se origina el embrión.

Mientras buceamos es usual encontrarnos erizos de mar encondidos entre las rocas. Este comportamiento se debe a la presencia de depredadores como sargos y doradas y, su afan por evitarlos. Por ello, en zonas de reservas marinas, donde existe una alta abundancia de peces, podemos encontrar infinidad de erizos de mar, pero todos escondidos lejos de ser percibidos incluso por el ojo humano.

Los erizos de mar tienen un papel clave en la ecología de los sistemas costeros. Los expertos alertan sobre la pérdida de biodiversidad marina si no se continua protegiendo los espacios naturales.

 

ISABEL GOMEZ MARTOS

Estudiante de ciencias del mar de la Universidad de Alicante

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

No todas las morenas siempre han sido simpáticas….☺: Las serpientes submarinas del Mediterráneo

¿Quién no ha visto o ha oído hablar alguna vez a la temible morena  y sus enormes fauces dentudas sobresaliendo de forma agresiva e imponente entre los huecos de las rocas….?

Sin embargo, no se trata de un animal agresivo, más bien se trata de  un animal territorial y, como todo depredador natural y salvaje, no le gusta que lo molesten….o, ¿cómo reaccionaríais vosotros si en vuestra casa entrara de repente una mano gigante que parece que os está intentando coger?

DSC00883

La mayoría de los que realizamos  buceo o snorkeling hemos tenido la suerte de disfrutar más de una vez de la presencia de estas espectaculares “serpientes marinas,” con sus enormes fauces abiertas entre las rocas que, a diferencia de lo que se piensa, no es una postura intimidatoria, sino que se trata de una posición fisiológica, que le permite a nuestra “amiga” que el agua entre en su boca con el oxígeno necesario para poder respirar.

DSC05979 copia

La morena del mediterráneo  (Muraena helena) es un pez anguiliforme (forma de serpiente) y aplanado lateralmente, que pertenece a la familia Muraenidae; vive en fondos de roca y posee hábitos nocturnos. Puede llegar a medir hasta 1,5 m de longitud y pesar más de 10 kilos.

Ha perdido por completo las aletas pectorales y pélvicas, sus aleta dorsal es carnosa y se extiende hacia la parte posterior de su cuerpo fusionándose con las aletas anal y caudal. Además no poseen escamas y su piel es muy brillante. Tampoco poseen lengua y le sobran los dientes afilados. Disponen de dos pares de orificios o narinas: uno en la parte anterior de la cabeza y otro par sobre el borde anterosuperior de los ojos.

Sin título

Estos animales poseen principalmente 3 características que los hace ser quien son :

-Poseen mandíbulas faríngeas: Que son un segundo par de mandíbulas que se alojan en la faringe (a modo de alíen) y que son usadas para arrancar trozos de presas grandes y para mandar el alimento al esófago.

Esqueleto muy flexible y una poderosísima musculatura corporal: de la que se sirven para enrollarse alrededor de las presas grandes, evitando la fuga y permitiendo la fragmentación de la presa.

Potentes mandíbulas con un mordisco voraz del que se creyó durante mucho tiempo que podía ser venenoso debido a las rápidas infecciones que originaban, aunque, actualmente, se sabe que es debido a la enorme cantidad de bacterias que pueblan sus fauces. De hecho, para el mantenimiento de la “higiene bucal”, las morenas cuentan con la colaboración de un pequeño crustáceo: el camarón limpiador (Lysmata seticaudata) el cual despuebla las temibles fauces de la morena de restos de alimento y bacterias (aunque no parece suficiente para evitar los infecciosos mordisco de estos animales).

5628439103_4e744fec21

Se alimentan prácticamente de cualquier cosa que este a su alcance (peces moluscos crustáceos, etc…). Debido a las características morfológicas, comportamentales y fisiológicas que poseen las hace estar en un lugar destacado en la cadena alimenticia).

Su época de reproducción va de julio a septiembre, época que las lleva a migrar a zonas menos profundas. Ponen unos huevos de los que saldrá una larva, que se caracteriza por su forma aplanada y casi trasparente. Esta larva vivirá cerca de un año de forma pelágica alimentándose por si sola y deberá pasar diferentes estallidos  y una metamorfosis para llegar  tener la forma de un adulto proceso que se completara en 2-3 años.

LARVA MORENA

Definitivamente estos esplendidos y maravillosos animales se les puesto una etiqueta de agresivos, a pesar de que más bien suelen tratarse de animales escurridizos y tímidos que no dudan en retraerse a su agujero, pero que si los molestamos no dudaran en intentar llevarse un “pequeño recuerdo” de nuestra visita, por lo que es conveniente dejarlas tranquilas en su cueva.

FOTO 110 - Muraena helena

 

Nos vemos en el agua !!!

Juan Andres Bastida Duran

Estudiante biología marina (Universidad de alicante)

 

Dra. Mercedes Varela

Doctora en Biología Marina por la Universidad de Alicante

www.posidoniaecosports.com

Música en el Mediterráneo: castañuelas de mar (Chromis chromis)

Las castañuelas de las que hablamos hoy no son las que utilizan los “cantaores flamencos” para hacer música, sino que son peces muy abundantes del mar Mediterráneo donde, lejos de encontrarlas solas, llegan a formar cardúmenes con numerosos individuos.

Chromis chromis (pertenecientes a la familia Pomacentridae) llegan a alcanzar una longitud en torno a los 10 cm, aunque podemos encontrar algunos individuos de mayor tamaño. Su cuerpo, aplanado lateralmente, presenta grandes escamas bien definidas haciendo de este pez, pese a su color parduzco, un animal muy curioso que podemos observar en nuestras inmersiones.

965812_675399922489954_740612428_o

 

Esta especie presenta una característica muy vistosa, los juveniles lucen un llamativo color azul brillante, que cambia al llegar a adultos al color pardo antes mencionado. Durante su metamorfosis podemos llegar a ver a los individuos con la coloración oscura ya patente y pequeñas manchas azul brillante que todavía no han desaparecido.

IMG_0041

Juveniles de castañuelas (Chromis chromis) con su característico color azul eléctrico.

Las castañuelas viven en aguas costeras, cercanas al litoral, normalmente por encima de los 25 metros de profundidad, lo cual las hace muy fácil de identificar durante nuestras excursiones subacuáticas. Viven en zonas rocosas, preferentemente donde hayan paredes verticales; los adultos suelen nadar tanto en la columna de agua como cerca de las rocas, mientras que los juveniles los encontramos muy pegados a la pared. Las castañuelas defienden de forma agresiva sus territorios, especialmente durante la etapa de puesta, en la que, al sumergirnos, podemos ver a los machos buscando orificios y hendiduras en las rocas. Los machos limpian estos agujeros para posteriormente atraer a las hembras. Tras la puesta, las hembras abandonan el “nido” a los tres días, mientras que el macho cuida del lugar hasta la eclosión de los huevos.

Preparando el nido para atraer a la hembra

Preparando el nido para atraer a la hembra

Lo que me llevó a escribir sobre estos pequeños peces se remonta a mis primeras experiencias de buceo en el Mediterráneo, cuando dando la espalda al acantilado, me dediqué a contemplar la columna de agua que quedaba por encima del grupo de buceo: ¡Es impresionante la sensación de nadar entre estos grandes cardúmenes de castañuelas moviéndose desordenadamente por toda la columna de agua!

IMG_0089-2

En las zonas de especial atractivo para los buceadores (donde el número de buzos es muy elevado en temporada alta) la tendencia a formar cardúmenes de esta especie se ve claramente alterada, debido a los efectos negativos que pueden producirse por el aleteo, la formación de burbujas y, sobre todo, la presencia de grupos numerosos buzos. Esto afecta directamente a su capacidad para defenderse frente a los depredadores.

Por todo esto, es muy importante conservar este tipo de paisajes y sus ecosistemas, para que así podamos seguir disfrutando de la presencia de estos pequeños y curiosos peces. Para conseguirlo se pueden buscar zonas de buceo con cupos para buceadores limitados, como la Reserva Marina de Tabarca, además de procurar siempre no alterar el entorno mientras realizamos esta emocionante actividad.

Autoras:

- María José Valera

Estudiante de Ciencias

- Mercedes Varela

Dra. en Biología Marina

www.posidoniaecosports.com