Archivo de la categoría: especies invasoras

Mnemiopsis leidyi, el depredador invisible de los océanos

Mnemiopsis leidyi es una especie perteneciente al grupo de los Ctenóforos. de aspecto delicado y transparente, presenta una característica muy llamativa para los buceadores: su capacidad de producir bioluminiscencia!!, observándose continuos destellos que recorren el animal.

A principios de la década de los 80, este ctenóforo fue accidentalmente introducido al Mar Negro a través del agua de lastre de los buques rusos que transportaban aceite hacia la costa este de Estados Unidos (Vinogradov et al. 1989). En los últimos 30 años, esta especie se ha expandido a casi todos los mares de Europa; el Mar de Azov, el Mar de Mármara, el Mar Caspio, el Mar del Norte, el Mar Báltico y el Mar Mediterráneo oriental y occidental. España En el Mar Mediterráneo comienza a ser descrita en diversas áreas de la cuenca oriental a principios de los ’90, mientras que en el área occidental no comienza a registrarse hasta el año 2004. En el año 2009 se documenta por primera vez su presencia en la costa de España (Fuentes et al. 2009, 2010) con registros provenientes de la costa de Cataluña, Alicante, Valencia e Islas Baleares.

Es una especie carnívora, con una dieta basada principalmente en animales del plancton: larvas de moluscos y de peces. Se alimentan mediante unos tentáculos retráctiles a los que se quedan pegados los alimentos. Su desplazamiento se basa en un conjunto de células dispuestas en hileras que forman las paletas natatorias.

Mnemiopsis leidyi. Image from: http://www.bioenv.gu.se/english/staff/lars-johan-hansson/

Esta especie es hermafrodita y se reproduce muy rápidamente; además, es capaz de adaptarse a las distintas condiciones ambientales (lo que se llama plasticidad fisiológica) tales como la temperatura, la salinidad y la concentración de oxígeno, pudiendo vivir casi en cualquier ambiente.  Posee un alto potencial de regeneración (capacidad para regenerar partes del animal) que favorecen su supervivencia frente a los depredadores. Todas estas características hacen que esta especie sea capaz de invadir los diferentes mares del mundo, y su presencia ha tenido un importante impacto negativo en los ecosistemas de algunas de las zonas invadidas.

En los últimos 30 años, esta especie se ha expandido a casi todos los mares de Europa generando estragos a su paso, y debido a esto se ha ganado un lugar en la lista de las “100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo” elaborada por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

De hecho, la introducción de Mnemiopsis leidyi en el Mar Negro es considerada como una de las bioinvasiones más dramáticas del último tiempo, ya que la ausencia de depredadores al menos los primeros años, combinado con una situación evidente de sobrepesca crónica, y efectos ambientales como la eutrofización de las aguas, ayudaron a promover el establecimiento y un rápido crecimiento poblacional de la especie en su nuevo ambiente (Shiganova et al., 2001). Las altas densidades poblacionales alcanzadas por M. leidyi en el Mar Negro, fueron coincidentes con drásticas disminuciones de la biomasa del zooplancton, con cambios evidentes en su composición y diversidad, y con el colapso de las pesquerías comerciales como lo fue el caso de la anchoa Engraulis encrasicholus (Shiganova 1998, Shiganova & Bulgakova 2000), por lo se ha considerado a este invasor como uno de los principales factores causantes de esta disminución.

http://www.abdn.ac.uk/news/images/mnemiopsis_rdax_800x477.jpg

Es muy importante que los buceadores seamos conscientes del daño que las especies invasoras están causando en nuestros mares. Para estar más informado, hoy en día disponemos de muchos recursos que nos pueden ayudar. Entre ellos, una aplicación de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) llamada MEDMIS, donde se realiza un seguimiento de las especies invasoras y cualquier usuario puede reportar la presencia de especies invasoras: se necesita foto de la especie y coordenadas donde fue vista.

¡Os animamos a participar y a abrir los ojos a la caza de las especies invasoras!

Autores:

Paul George Holhorea

Estudiante de Ciencias del Mar

Dra. Mercedes Varela

Universidad de Alicante

 

 

POSIDONIA VS. CAULERPA

Lo primero que has de saber, es que la Posidonia oceanica no es un alga sino una planta fanerógama, es decir, una planta superior que cuenta claramente con raíz, tallo, hojas, flores y frutos con semillas. Crece en un fondo móvil o arenoso, mientras que las algas pertenecen a fondos duros o rocosos. Se trata de un endemismo del Mar Mediterráneo.

FOTO 033 - Posidonia oceanica

Sus hojas verdes son largas y aplanadas, pudiendo llegar a medir hasta un metro y medio, y forman extensas praderas en el fondo marino desde casi la superficie hasta los 40 m de profundidad, si la calidad del agua lo permite.

La Posidonia florece a principios de otoño, aunque no sucede todos los años, y además suele pasar desapercibida al ser las flores de color verde. Los frutos son llamados “olivas de mar”, unas bolas que, tras desprenderse de la planta, flotan hasta la orilla del mar donde suelen aparecer entre mayo y junio. Las fibras de las hojas y los tallos muertos, forman con el vaivén de las olas unas bolas que se acumulan en la playa.

FOTO 078 - Posidonia oceanica

Este ecosistema beneficia en muchos aspectos a la vida marina, proporcionando grandes cantidades de oxígeno, producido durante la fotosíntesis; constituyendo el área de reproducción, cría, alimentación y refugio de numerosos organismos marinos (equinodermos, moluscos, peces, etc.);  manteniendo el equilibrio sedimentario en el litoral evitando la erosión de la costa, ya que las praderas actúan como barrera, atenuando el efecto del oleaje y protegiendo a las playas de la acción de las olas.

Entre muchas de las propiedades de esta planta, una de ellas es que es capaz de multiplicar la superficie del suelo entre 20 y 50 veces. Esto significa que en un metro cuadrado de suelo, los animales y vegetales fijos disponen de 20 a 50 metros cuadrados para establecerse. Las hojas están recubiertas de pequeñas algas que acceden de esta forma a la luz y de pequeños invertebrados que filtran las partículas en suspensión (organismos epibiontes).

Uno de los efectos del follaje de la Posidonia es que frena la masa de agua ocasionando la caída de numerosas partículas en suspensión que sirve de alimento, no solo a los epibiontes, si no también a otros filtradores, como los espirógrafos, las grandes ascidias y algunas esponjas.

Más información en: http://lifeposidonia.caib.es/user/index_cs.htm

 

Pero la Posidonia oceanica, fuente de vida para muchas especies, está en peligro.

La expansión de las algas verdes de origen tropical Caulerpa taxifolia y Caulerpa racemosa es un fenómeno relativamente reciente y una amenaza para nuestras praderas de Posidonia. Ambas especies son comunes en diversas zonas cálidas tropicales del planeta. La primera de ellas, C. taxifolia, fue introducida en el Mediterráneo Occidental de forma accidental desde los acuarios del Museo Oceanográfico de Mónaco. Como resultado, a partir de una pequeña colonia de apenas 1 m2 de superficie en 1984, a finales del 2000 el alga había colonizado cerca de 131 km2 de fondos marinos de costas francesas e italianas desde el nivel del mar hasta más de 30 metros de profundidad, con colonias aisladas en Baleares, Sicilia y Croacia.

Caulerpa taxifolia

Ante este panorama, el impacto mediático de la invasión de C. taxifolia fue muy notable. Sin embargo, hoy día parece que su velocidad de dispersión geográfica se ha ralentizado (incluso detenido) y las praderas de Posidonia no parecen haber experimentado regresión por esta causa. Es como si su efectividad de invasor evaluada a largo plazo no ha sido la esperada. Mientras tanto, C. racemosa, otro clorófito tropical invasor al que apenas se le ha prestado atención, si parece estar cumpliendo las expectativas creadas con C. taxifolia. Se trata de un alga menos conocida que C. taxifolia, pero con una dinámica y evolución más preocupante.

Más información en: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/caulerpa_taxifolia_2013_tcm7-306899.pdf

 

Caulerpa racemosa procede del Mar Rojo y entró en el Mediterráneo Oriental a través del Canal de Suez.

FOTO 019 - Caulerpa racemosa

La Caulerpa tiene un efecto devastador, ya que este alga puede desarrollarse sobre cualquier substrato: rocas, arena, herbarios de Posidonia y puede cubrir hasta el 100% del fondo de 1 a 40 metros de profundidad. Una de sus propiedades es su adaptabilidad a cualquiera que sea la condición del medio, esté contaminado o no.

La expansión continúa y constituye un gran riesgo para el ecosistema del litoral Mediterráneo. Muchas especies desaparecen con su presencia, produciendo un sensible descenso de la biodiversidad. Debido a las toxinas que contiene el alga, no es comestible para la microfauna. Los depredadores naturales son moluscos, erizos de mar y peces.

Su diseminación se atribuye a su transporte en los sistemas de anclaje de los barcos y a las redes y aparatos de pesca. A estas alturas nada hace pensar que la Caulerpa pueda desaparecer de forma natural y no hay ningún indicio de que su expansión se ralentice.

Caulerpa racemosa no parece penetrar en las praderas densas de P. oceanica, pero si cuando la densidad es baja o la pradera está muy fragmentada, bien de forma natural o bien por causa de un impacto antrópico. Con esta información final, queremos transmitir la gran importancia que tiene la conservación de nuestras praderas de Posidonia oceánica, tanto para evitar la introducción de dichas especies invasoras, como para mantener la buena salud de nuestro Mar Mediterráneo.

Más información en: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/caulerpa_racemosa_2013_tcm7-306898.pdf

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

centro colaborador

UN NUEVO PROYECTO EN NUESTRO CENTRO: RED DE VIGILANTES MARINOS

Este nuevo proyecto en el que participa Posidonia Ecosports nace del afán por fomentar el respeto al medio ambiente, a la vez que busca integrar a la sociedad en la conservación de sus recursos marinos mas cercanos, y para que todos podamos seguir disfrutando de este Mediterráneo que tanto nos apasiona.

En Posidonia Ecosports creemos que nuestros buceadores deben ser partícipes de la conservación y somos conscientes de la gran labor que pueden hacer. Por ello, nos hemos involucrado en este proyecto.

centro colaborador

¿En qué consiste?

Se está construyendo una red de voluntariado estatal, es decir, en todos los puntos de España que deseen participar. Esta iniciativa pretende aunar la práctica de nuestro deporte favorito con la posibilidad de participar en la conservación, la protección y la investigación de nuestro medio marino.

Tus inmersiones aportarán datos que ayudarán a investigadores, a conservacionistas y a los diferentes organismos públicos a mantener la salud de nuestros mares. Abierto a todos los amantes del buceo.

logo red vigilantes marinos

 

¿Cómo puedo participar?

La participación es totalmente gratuita y abierta a todos los buceadores que deseen participar. Los interesados recibirán un carnet de socio y toda la información necesaria para comenzar a colaborar.

Para participar sólo debes enviar un correo a: mediomarino@fedas.es.

Esta iniciativa nace del Comité de Medio Marino de la Federación Española y colaboran distintas entidades públicas y privadas para que la toma de los datos sea de gran utilidad. También participamos científicos especialistas en medio marino con la finalidad de garantizar la formación de los voluntarios y la verificación de los datos recogidos.

Otras ventajas 

Pertenecer a la Red de Vigilantes Marinos te dará otras ventajas:

- Recibirás información sobre otras actividades de voluntariado en las que podrás participar.

- Asistencia y participación en cursos, talleres, seminarios, etc.

- Descuento en centros de buceo, tiendas especializadas, hoteles, servicios, etc.

998225_520605937994888_138965521_n

 

Mercedes Varela

Dra. en Biología Marina (Univ. de Alicante)

www.posidoniaecosports.com

 

Especies invasoras: la “babosa peluda”

La “Babosa peluda” es una de las tantas especies invasoras que hay en nuestro Mar Mediterráneo. Su nombre científico es Bursatella leachi, se trata de un molusco opistobranquio de la familia de las Aplisias o Liebres de mar. Son moluscos cuya concha ha tendido a desaparecer, por lo que poseen un cuerpo blando (de ahí babosa).

DSC07383 copia

Liebre de mar del Mediterráneo en la Reserva Marina de Tabarca, durante una excursión de buceo de Posidonia Ecosports.

Bursatella leachi es una especie que alcanza un gran tamaño, con una longitud máxima de 15 cm. Su aspecto es claramente distinto de nuestra fauna, su cuerpo está recubierto de papilas con forma de pelos y pequeños ocelos de color azul intenso. Podemos encontrarla con dos coloraciones: una clara y una oscura:

 

Fuente: Proyecto Bursatella

Fuente: Proyecto Bursatella

Se cree que entró en el Mar Mediterráneo por el Canal de Suez en los años 40, y fue encontrada por primera vez en el Mar Menor en 2008, y ya en 2010 y 2011 se dieron grandes explosiones de su población dentro de la laguna. Recientemente también ha aparecido en varios puntos de las costas de Alicante.

Actualmente no se conoce a fondo los efectos que puede tener sobre un ecosistema casi cerrado como el Mar Menor, por lo que el objetivo principal de un proyecto liderado por nuestra colega y amiga la Dra. Francisca Giménez, de la Universidad de Alicante. Podéis ver toda la información aquí:  http://proyectobursatella.blogspot.com.es/

En nuestro afán por la ciencia y su divulgación, Posidonia Ecosports patrocinó uno de los muestreos del Proyecto Bursatella. El pasado 23 de Noviembre, aunque las condiciones no acompañaron, un grupo de voluntarios se enfundaron en sus neoprenos y muestreamos el Mar Menor en busca de esta babosa peluda.

1477950_628260890549345_1529610755_n
Las especies invasoras son una seria amenaza para la biodiversidad de nuestro Mar Mediterráneo, debido a que pueden desplazar a las especies nativas, reducir la biodiversidad de las comunidades, cambiar la composición de sus especies, modificar la estructura del hábitat y producir cambios en las redes tróficas.

Todos podemos ayudar a la tarea de detectar donde están estas especies y a no contribuir a su expansión. Por lo tanto, si te topas con alguna (saca una foto si es posible) y no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Mercedes Varela

Dra. en Biología Marina por la Universidad de Alicante

www.posidoniaecosports.com