Archivo por meses: agosto 2015

SIMBIOSIS EN EL MAR

El término simbiosis hace referencia a una relación estrecha que se establece entre dos especies. Si ambas obtienen un beneficio hablamos de mutualismo; si una obtiene un beneficio pero la otra se queda igual hablamos de comensalismo y si una especie obtiene un beneficio a costa de perjudicar a la otra hablamos de parasitismo. De hecho, muchas de las relaciones son tan estrechas que las dos especies se necesitan para poder vivir (por ejemplo, los líquenes son la especie resultado de una simbiosis entre un hongo y un alga).

A continuación, algunos ejemplos de varias de estas simbiosis.

Quizá, una de las más conocidas por todos. Los peces payaso (Amphiprion percula), viven entre anémonas. La piel de estos peces está recubierta de una especie de mucosa que impide que las células urticantes de la anémona se descarguen. Este tipo de asociación  mutualista  es muy común en aguas tropicales indopacíficas. Las anémonas ofrecen refugio a los peces y los peces mantienen limpia a la anémona y atraen víctimas para que puedan alimentarse.

10688312_354695844733799_1570194542315277438_o

Los cangrejos ermitaños del género Dardanus han establecido una relación mutualista con la anémona Calliactis parasitica. Las anémonas son animales sésiles (no se pueden mover, viven fijas a un sustrato). Gracias a vivir sobre de la concha de estos cangrejos obtienen desplazamiento. A cambio, sus potentes tentáculos ofrecen protección al cangrejo frente a sus depredadores, uno de ellos, el pulpo.

FOTO 016 - Dardanus calidus + Calliactis parasitica

La relación mutualista entre el gobio de Luther y una gamba ciega se basa en que el gobio de Luther no posee las dotes adecuadas para cavar una buena madriguera, y ante este problema la gamba pone solución con sus potentes patas, cavando la madriguera, así ella obtiene del pez a su propio lazarillo. Viven juntos en la cueva y salen juntos a buscar alimento. Las antenas de la gamba están en contacto con el pez y cuando éste detecta un peligro, le da un toquecito a la gamba y ambos huyen a la cueva.

si04-666

Durante las estaciones de limpieza, donde acuden muchas especies de peces o de otros animales marinos a que otros peces o crustáceos les limpien sus parásitos, se dan gran número de relaciones mutualistas. Los que acuden a estas estaciones quedan libres de parásitos o de tejido muerto de heridas y a cambio los limpiadores obtienen alimento. Un ejemplo perfecto de este tipo de relación es la de la morena que deja que el pequeño camarón limpie sus afilados dientes sin que a éste le ocurra nada.

5628439103_4e744fec21

Periclimenes sagittifer es una especie de gamba endémica del Mediterráneo. Vive simbiótica (comensalismo) entre los tentáculos o base de la anémona verde Anemonia viridis (huésped más frecuente), la carnosa Cribrinospsis crassa o la anémona Condylactis aurantiaca. Esta asociación aporta ventajas a la gamba, como escondite en caso de amenaza, pero sin hacer daño a la anémona.

IMG-20150827-WA0008

La rémora (Echeneis remora), es un pez que vive generalmente adherido al cuerpo de un pez de mayor tamaño como por ejemplo los tiburones.  La presencia de la especie acompañante es aparentemente indiferente para el depredador al que acompaña y aunque pueden cazar peces y son buenos nadadores, las rémoras prefieren nadar junto a sus anfitriones de los que obtienen restos de comida y protección (comensalismo).

Tiburón-Toro-Rémora

Balssia gasti, es una pequeña gamba que encuentra normalmente sobre Eunicella singularis (gorgonia blanca), Corallium rubrum (coral rojo)Leptogorgia sarmentosa (gorgonia anaranjada), etc. y se alimenta de ellos (parasitismo), pero para poder vivir sobre estos organismos y pasar desapercibidos adapta su coloración con diferentes tonalidades para no verse amenazado.

IMG-20150827-WA0010

Neosimnia spelta, es un gasterópodo que posee una concha reluciente, lisa, globosa y con aspecto fusiforme que se abre por un lado. Su manto presenta coloraciones muy variadas, desde blanco hasta rosa, coloraciones similares a las del alimento que consume para pasar desapercibida. Vive como parásito encima de las gorgonias, alimentándose de sus pólipos. Principalmente la encontraremos sobre Eunicella singularis (gorgonia blanca), Paramuricea clavata (gorgonia roja) o Leptogorgia sarmentosa (gorgonia anranjada). Es una especie endémica del Mediterráneo aunque también la podemos encontrar en algunas zonas del Atlántico.

IMG-20150827-WA0009

 

 

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

Physalia physalis: LA FALSA MEDUSA

La carabela portuguesa o Physalia physalis no es en realidad una medusa. De hecho, esta especie es en realidad un organismo colonial, perteneciente a la clase Hydrozoos (concretamente al orden de los Sifonóforos) donde cada uno de los hidroides está especializado para realizar una función concreta. Algunos de ellos se encargan de la defensa, otros de la captura de presas y la alimentación y otros de la reproducción de la colonia.

images

Las medusas verdaderas pertenecen a la Clase Escifozoos. La mayoría de los Hydrozoos son marinos y coloniales, y el ciclo de vida típico incluye un estado pólipo asexual y un estado medusa, sexual. Los Sifonóforos constituyen colonias polimorfas flotantes o nadadoras. Cada colonia formada por individuos pólipo y medusa, está integrada para actuar como un único individuo.

Hay varios tipos de hidroides o individuos pólipo. Los gastrozoides son pólipos alimentadores con un único tentáculo largo que parte de su base. Algunos de estos largos tentáculos urticantes se separan del gastrozoide y entonces se denominan dactilozoides o tentáculos pescadores. Estos, aguijonean a la presa y la levantan hasta la boca de los pólipos alimentadores. Los gonozoides, son pequeños sacos que contienen ovarios o testículos. Se aprecia una parte flotante (el pneumatóforo), constituida efectivamente por un flotador relleno de gas similar al aire, alargado de unos 30 cm, en tonos azules y rosas y transparente, con una cresta o vela en su parte superior que le facilita los desplazamientos por el viento (de ahí su nombre común) de los mares tropicales.

carabela-portuguesa-physalia-physalis-4

Las colonias de Physalia van a menudo a la deriva hacia las playas de los océanos meridionales, donde son un riesgo para los bañistas. Los contactos con los tentáculos puede tener consecuencias muy graves para los estos. La gran concentración de nematocistos y su potente veneno con propiedades neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas pueden llegar a producir en algunas situaciones un shock neurógeno provocado por el intensísimo dolor con el consiguiente peligro de ahogamiento. En cualquier caso puede producir quemazón y dolor vivo, y laceraciones en la piel como consecuencia del íntimo contacto con los tentáculos que se enredan y adhieren en el intento de desenredarse de ellos. La sintomatología general es muy diversa. Ante la picadura de una medusa (sea de la especie que sea) notaremos inmediatamente dolor y picor y debemos acudir a los servicios de socorrismo inmediatamente, sin frotarnos la zona afectada, ni echar agua dulce.

1125978476-m

Además de las tres banderas de playa que nos señalan el estado del mar (verde, amarillo y rojo), se ha unido una nueva bandera de color blanco con el icono de dos medusas, una más grande que la otra. El significado es claramente el aviso de presencia de MEDUSAS en el mar. Esta bandera aunque tenga un significado propio va a estar siempre acompañada de la bandera de color amarillo ya que su propósito es aumentar la información del peligro presente en la playa para que adoptemos las medidas de precaución adecuadas.

Bandera_medusas

Existe una interesante relación mutualista entre Physalia y el pequeño pez Nomeus, que nada con absoluta seguridad entre los tentáculos de la primera. No está claro por qué el pez no es picado y matado por los nematocistos, pero como sucede con el pez payaso, Nomeus posiblemente está protegido por el moco de su piel que no provoca la descarga de los nematocistos.

nomeus

Se están produciendo observaciones de esta especie fuera de su zona habitual de distribución. El aumento de estas apariciones puede estar relacionado con el aumento de las temperaturas de las aguas marinas.

 

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

 

LA NACRA: UN GRAN BIVALVO

Con nombre científico Pinna nobilis, hablamos de un molusco bivalvo con forma triangular, con el borde posterior redondeado. Las valvas poseen alrededor de 20 costillas radiales con escamas acanaladas, abundantes en organismos jóvenes. El color puede ser pardo entre marrón y naranja. Posee un penacho piloso denominado biso con el cual, antiguamente se confeccionaban tejidos similares a la seda (“seda de mar”). Lo habitual es que viva entre 15 y 20 años, pero puede superar esta edad.

FOTO 130 - Pinna nobilis

Pinna nobilis es una especie hermafrodita protándrica, lo que significa que un mismo ejemplar es primero macho y después hembra, con reproducción principalmente en los meses de verano pero puede darse en otros períodos. Las gónadas expulsan los óvulos y los espermatozoides al agua, que es donde tendrá lugar la fecundación. En todos los moluscos bivalvos el huevo fecundado da lugar a una larva, llamada véligera, que durante varias semanas vive suspendida en el agua. Más tarde esta larva se queda en el fondo e inicia un proceso de metamorfosis que hará que poco a poco vaya tomando la forma de un bivalvo adulto.

La alimentación de los adultos se realiza por filtración del agua de las corrientes marinas, de las que captura las partículas alimenticias. Hay veces que presenta varias especies de cangrejos comensales del género Pinnotheres o gambas como Pontonia pinnophylax, dando lugar a una relación de comensalismo.

Pontonia_pinnophylax

Habita fondos arenosos, desde los 2 hasta los 60 m, especialmente en praderas de fanerógamas marinas (plantas con tallo, hojas, flores y frutos con semillas) como las de Posidonia oceanica y Cymodocea nodosa aunque se puede encontrar en fondos arenosos donde haya sustrato duro para adherir el biso o también aparecer en zonas de mata muerta de Posidonia, debido a su gran longevidad y por que los rizomas muertos siguen constituyendo un buen sistema de anclaje para el bivalvo. Suele tener un tercio de su estructura enterrada, de manera vertical, dejando media parte del caparazón enterrado dentro.

FOTO 013 - Pinna nobilis (1)

Se da la circunstancia de que los ejemplares de aguas más superficiales suelen ser juveniles de pequeño tamaño, mientras que a mayores profundidades predominan los ejemplares grandes. Este hecho parece deberse a que los ejemplares mayores presentan una alta tasa de mortalidad en aguas superficiales, ya que sufren de una manera muy intensa la acción de los temporales y la presión de los depredadores, principalmente pulpos (Octopus vulgaris) o espáridos como la dorada (Sparus auratus).

Tiene un papel ecológico de gran importancia. Además de facilitar un tipo de substrato diferente en zonas de fondos blandos, incrementando así la variedad de ambientes y proporcionando una superficie dura que puede ser colonizada por otras especies bentónicas, también puede albergar a más de 60 especies, además, a ello habría que sumarle las especies de algas que se encuentran adheridas sobre su concha.

Es una especie común, cada vez menos frecuente. En la actualidad, se encuentra catalogada como “Vulnerable” según el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas. BOE.

Las principales amenazas a las que la nacra se ve expuesta es la destrucción de su hábitat, por contaminación del agua, incremento de la turbidez por regeneraciones de playas y obras litorales como espigones y puertos; la pesca de arrastre ilegal en profundidades menores a 50 metros; el anclaje/fondeo de embarcaciones; extracciones incontroladas de individuos; etc.

Siendo respetuosos con el medio ambiente marino, contribuimos en gran medida en la conservación de esta especie y de su hábitat.

Más información en: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/espacios-protegidos/pinna_nobilis_tcm7-272547.pdf

 

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante

POSIDONIA VS. CAULERPA

Lo primero que has de saber, es que la Posidonia oceanica no es un alga sino una planta fanerógama, es decir, una planta superior que cuenta claramente con raíz, tallo, hojas, flores y frutos con semillas. Crece en un fondo móvil o arenoso, mientras que las algas pertenecen a fondos duros o rocosos. Se trata de un endemismo del Mar Mediterráneo.

FOTO 033 - Posidonia oceanica

Sus hojas verdes son largas y aplanadas, pudiendo llegar a medir hasta un metro y medio, y forman extensas praderas en el fondo marino desde casi la superficie hasta los 40 m de profundidad, si la calidad del agua lo permite.

La Posidonia florece a principios de otoño, aunque no sucede todos los años, y además suele pasar desapercibida al ser las flores de color verde. Los frutos son llamados “olivas de mar”, unas bolas que, tras desprenderse de la planta, flotan hasta la orilla del mar donde suelen aparecer entre mayo y junio. Las fibras de las hojas y los tallos muertos, forman con el vaivén de las olas unas bolas que se acumulan en la playa.

FOTO 078 - Posidonia oceanica

Este ecosistema beneficia en muchos aspectos a la vida marina, proporcionando grandes cantidades de oxígeno, producido durante la fotosíntesis; constituyendo el área de reproducción, cría, alimentación y refugio de numerosos organismos marinos (equinodermos, moluscos, peces, etc.);  manteniendo el equilibrio sedimentario en el litoral evitando la erosión de la costa, ya que las praderas actúan como barrera, atenuando el efecto del oleaje y protegiendo a las playas de la acción de las olas.

Entre muchas de las propiedades de esta planta, una de ellas es que es capaz de multiplicar la superficie del suelo entre 20 y 50 veces. Esto significa que en un metro cuadrado de suelo, los animales y vegetales fijos disponen de 20 a 50 metros cuadrados para establecerse. Las hojas están recubiertas de pequeñas algas que acceden de esta forma a la luz y de pequeños invertebrados que filtran las partículas en suspensión (organismos epibiontes).

Uno de los efectos del follaje de la Posidonia es que frena la masa de agua ocasionando la caída de numerosas partículas en suspensión que sirve de alimento, no solo a los epibiontes, si no también a otros filtradores, como los espirógrafos, las grandes ascidias y algunas esponjas.

Más información en: http://lifeposidonia.caib.es/user/index_cs.htm

 

Pero la Posidonia oceanica, fuente de vida para muchas especies, está en peligro.

La expansión de las algas verdes de origen tropical Caulerpa taxifolia y Caulerpa racemosa es un fenómeno relativamente reciente y una amenaza para nuestras praderas de Posidonia. Ambas especies son comunes en diversas zonas cálidas tropicales del planeta. La primera de ellas, C. taxifolia, fue introducida en el Mediterráneo Occidental de forma accidental desde los acuarios del Museo Oceanográfico de Mónaco. Como resultado, a partir de una pequeña colonia de apenas 1 m2 de superficie en 1984, a finales del 2000 el alga había colonizado cerca de 131 km2 de fondos marinos de costas francesas e italianas desde el nivel del mar hasta más de 30 metros de profundidad, con colonias aisladas en Baleares, Sicilia y Croacia.

Caulerpa taxifolia

Ante este panorama, el impacto mediático de la invasión de C. taxifolia fue muy notable. Sin embargo, hoy día parece que su velocidad de dispersión geográfica se ha ralentizado (incluso detenido) y las praderas de Posidonia no parecen haber experimentado regresión por esta causa. Es como si su efectividad de invasor evaluada a largo plazo no ha sido la esperada. Mientras tanto, C. racemosa, otro clorófito tropical invasor al que apenas se le ha prestado atención, si parece estar cumpliendo las expectativas creadas con C. taxifolia. Se trata de un alga menos conocida que C. taxifolia, pero con una dinámica y evolución más preocupante.

Más información en: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/caulerpa_taxifolia_2013_tcm7-306899.pdf

 

Caulerpa racemosa procede del Mar Rojo y entró en el Mediterráneo Oriental a través del Canal de Suez.

FOTO 019 - Caulerpa racemosa

La Caulerpa tiene un efecto devastador, ya que este alga puede desarrollarse sobre cualquier substrato: rocas, arena, herbarios de Posidonia y puede cubrir hasta el 100% del fondo de 1 a 40 metros de profundidad. Una de sus propiedades es su adaptabilidad a cualquiera que sea la condición del medio, esté contaminado o no.

La expansión continúa y constituye un gran riesgo para el ecosistema del litoral Mediterráneo. Muchas especies desaparecen con su presencia, produciendo un sensible descenso de la biodiversidad. Debido a las toxinas que contiene el alga, no es comestible para la microfauna. Los depredadores naturales son moluscos, erizos de mar y peces.

Su diseminación se atribuye a su transporte en los sistemas de anclaje de los barcos y a las redes y aparatos de pesca. A estas alturas nada hace pensar que la Caulerpa pueda desaparecer de forma natural y no hay ningún indicio de que su expansión se ralentice.

Caulerpa racemosa no parece penetrar en las praderas densas de P. oceanica, pero si cuando la densidad es baja o la pradera está muy fragmentada, bien de forma natural o bien por causa de un impacto antrópico. Con esta información final, queremos transmitir la gran importancia que tiene la conservación de nuestras praderas de Posidonia oceánica, tanto para evitar la introducción de dichas especies invasoras, como para mantener la buena salud de nuestro Mar Mediterráneo.

Más información en: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/caulerpa_racemosa_2013_tcm7-306898.pdf

 

BERTA FELIPE BENAVIDES

Estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de León

MERCEDES VARELA

Doctora de biología marina por la Universidad de Alicante