Archivo por meses: abril 2013

Conociendo nuestro entorno: la Cueva del Moraig

A parte de la vida marina que podemos observar en nuestras inmersiones, también es interesante el entornos donde buceamos. Y es que en Alicante tenemos muchos puntos atractivos.

Uno de ellos es la Falla del Riu Blanc. Falla que destaca especialmente por su belleza paisajística y es la responsable de los acantilados situados entre la Punta de Moraira y la cala del Moraig, siendo en esta cala donde se puede observar mejor.

En la Cala del Moraig encontramos la cueva de los Arcos:

copia los arcos

Debido a la actividad de la falla, en el mar se hundieron rocas similares a las que observamos actualmente en tierra. El movimiento de esta falla produjo un conjunto de escalones, la mayoría de ellos sumergidos. Los acantilados que rodean la Cala del Moraig han sido modelados en uno de estos peldaños.

Es decir, como se observa en la siguiente figura, la falla es una fractura que provoca un desplazamiento de los sedimentos y hundió en el mar las rocas de la Serra de la Llorença provocando este gran escalón.

Imagen diputación de Alicante: senderos geológicos

Imagen diputación de Alicante: senderos geológicos

Este desplazamiento deja al descubierto superficies claramente pulidas y en la cala del Moraig es un lugar donde, de manera excepcional, la falla se observa muy claramente:

copia falla

Para hacer la inmersión, los buceadores aprovechamos el surco que ha dejado un río subterráneo del que, a día de hoy, se desconoce su origen; el agua a su paso ha disuelto la piedra caliza creando este sistema de galerías.

copia entrada

Esta cavidad consiste en una galería amplia de la que parte un conducto principal que, en profundidad, se ramifica. Las exploraciones realizadas por espeleólogos submarinistas han permitido reconocer 2 km de conductos totalmente sumergidos que llegan a una profundidad de 60 metros bajo el nivel del mar. Lamentablemente, estas exploraciones han costado la vida varios buzos, y por ello, aun queda superficie por explorar.

Desde entonces, la cueva de Los Arcos está continuamente sometida tanto a la acción erosiva del oleaje, como a la disolución de las calizas por el agua del mar.

Vista de la cala del Moraig:

vista moraig copia

 

Mercedes Varela

Doctora en Biología Marina (Universidad de Alicante)

www.posidoniaecosports.com

 

 

El coral naranja del Mediterráneo: Astroides calycularis

Cuando se habla de corales siempre viene a la cabeza los fondos de los mares tropicales, como estos:

Buceo Filipinas

Sin embargo, aquí en el Mediterráneo también podemos gozar de la presencia de este tipo de animales que tanto nos gusta. Desde Cádiz hasta Cabo de Palos, nos encontramos con Astroides calycularis, el coral naranja, especie amenazada del Mediterráneo.

Astroides calycularis

Es un coral colonial, es decir, constituido por varios pólipos, cada uno con su esqueleto calcáreo, unidos por su base común. Los pólipos (de 1 cm de diámetro y 10 de longitud) son de color naranja y tienen forma estrellada (de ahí su nombre). En su extremo superior se localiza una apertura que funciona tanto como boca y ano, que está rodeada por unos 30 tentáculos provistos de células urticantes (cnidocitos) capaces de paralizar a sus presas e introducirlas dentro de la boca.

Imagen de Physiological Individuality of Organisms

Imagen de Physiological Individuality of Organisms

Los cnidocitos son células que caracterizan a todo el filo de los cnidarios (en el que se incluyen corales, anémonas y medusas) que consisten una cápsula que contiene el líquido urticante, el cual se inocula gracias a un mecanismo de resorte semejante al de un muelle que es disparado de forma mecánica.

Cnidaria_002

 

El coral naranja vive desde la superficie hasta los 30 metros de profundidad, en superficies rocosas: paredes, grietas y entrada a cuevas; incluso puede encontrarse por encima del nivel el agua allí donde el oleaje suave permite humedecer las paredes en donde se encuentran estos corales. Su actividad es principalmente nocturna, aunque los pólipos pueden estar activos durante el día en áreas sombreadas. Se alimentan de pequeños peces y plancton. Es el alimento casi exclusivo de algunos moluscos gasterópodos, como la especie Babelomurex cariniferus 

 Además,  hay numerosas especies de invertebrados que interaccionan con este coral, ya que podemos encontrar varias especies de bivalvos y gasterópodos viviendo dentro de las colonias, incluso algunas de los cuales se alimentan de los pólipos.

 El coral naranja (Astroides calycularis) se encuentra incluido en el catálogo nacional de especies amenazadas con la categoría de “vulnerable” y figura en los anexos de los convenios de Berna, Barcelona y CITES. Es una especie muy sensible a la contaminación y a los cambios climáticos, por lo que está siendo usada como indicadora de dichos cambios.

DSC04567 copia

Mercedes Varela

Doctora en Biología Marina (Universidad de Alicante)

www.posidoniaecosports.com